¿Dónde está Tabaré Alonso? ¿Qué pasó con él? Aquí te lo contamos

594
Tabaré Alonso
El ciclista cumplió más de 1000 de viaje desde que salió de Uruguay.

GUATEMALA. El aventurero ciclista Tabaré Alonso continúa firme en su objetivo de llegar a Alaska en su bicicleta «América».

Desde que el uruguayo abandonó tierras catrachas el pasado mes de octubre, poco o nada se ha vuelto a saber de él. Los medios locales le perdieron la pista desde que cruzó la frontera entre Honduras y El Salvador.

Actualmente Tabaré está en Guatemala, llegó hace poco menos de una semana. Cabe señalar que a través de su página oficial de Facebook reveló que el pasado 18 de noviembre cumplió 1000 días de viaje desde que partió desde su natal Uruguay.

«Hace 1000 días que salí de mi país Uruguay en mi bicicleta. Salí sin tener nada de experiencia en viajes. Sin ser experto en mapas, ni ciclismo. Sin tener una gran cuenta de banco, ni lujos. Salí sólo con mi bicicleta y cuatro alforjas cargadas de sueños y miedos», compartió el aventurero charrúa.

Alonso ya cruzó la mitad del continente y en su paso conoció gran cantidad de países. Entre ellos, Uruguay, Argentina, Bolivia, Perú, Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala.

Le restarán Belice, México, Estados Unidos, Canadá y finalmente llegará al estado de Alaska, perteneciente a la nación de las barras y las estrellas.

«No sé cómo entraré a Estados Unidos»

En declaraciones anteriores Tabaré reveló que no cuenta con visa estadounidense. Esto surgió luego de una pregunta que le hizo uno de sus seguidores cuando realizaba una transmisión en vivo a través de Facebook: «Tabaré, ¿Cómo regresarás a Uruguay?»

«No sé cómo voy a entrar a Estados Unidos, pero aún nos falta mucho así que no pienso en eso. Ni siquiera he llegado, cómo voy a pensar en cómo me regresaré».

Lea también: Tabare Alonso y el robo de su bicicleta, una noticia que traspasó fronteras

Tabaré Alonso se despide de Honduras

El pasado mes de octubre dejó tierras catrachas no sin antes dejar un gran mensaje. Como Alonso acostumbra hacerlo, al terminar una travesía escribe sobre la experiencia vivida en cada uno de los lugares que visita. En esta ocasión, en su dedicatoria a Honduras le dijo «Hagamos el amor«.

En su relato comienza hablando del momento en el que llegó a Honduras y quedó impactado por su belleza. Luego, cuenta sobre el momento en el que perdió su más grande tesoro, su bicicleta «América».

«Llego a Honduras y me adentro a recorrer cada aldea para descubrir los tesoros increíbles que guarda esta tierra bendita. De nuevo lo hago en soledad, yo, mi sueño y mi bici; hasta que una mañana nos quedamos por cincuenta y ocho horas solos el sueño y yo porque nos quitaron la bici».

Tras el primero párrafo, relata que cuando recuperó su «América» el viaje por Honduras continuó, pero esta vez no iba solo… lo acompañaban unos sujetos con los que al principio se sintió incómodo. Tabare no quería que lo cuidaran:

«Luego regresó mi bicicleta. El recorrido y el sueño por conocer Honduras continuaba pero esta vez eramos más. Seguía estando yo, el mismo sueño y la misma bici, pero ahora también estarían ellos… ‘Los que enviaron para cuidarme'».

«Los primeros días dije: hasta acá llegó la magia en Honduras. ¿Cómo voy a hacer para acercarme a la gente, para compartir, para meditar con la naturaleza? ¡Ahora están ellos aquí siguiéndome a todas partes! ¡Cuidándome! Pero ¿De qué me cuidan? ¡Ya he recorrido más de la mitad del país y he pasado por muchas de las zonas más peligrosas sin ningún problema y sin ninguna protección! ¿Qué hacen estos aquí? ‘No los necesito y no los quiero conmigo porque lo están cambiando todo’. Me enojaba unos pocos minutos y seguía pedaleando, tratando de adaptarme.»

Las palabras del charrúa eran claras, era evidente que la presencia de los militares que lo acompañaban para cuidarlo lo incomodaban. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, los uniformados y Tabare crearon «lazos de hermandad», y él lo cuenta de la siguiente manera:

Lea la historia completa: Tabaré Alonso se despide de Honduras y envía mensaje: «necesitan sentir el amor»

Última parada: Alaska

Al ciclista aún le queda un largo camino por recorrer, pero su deternimación lo está llevando a concluir uno de sus mayores sueños, según él, cruzar el continente en bicicleta.