CHE pide reestructurar Presupuesto 2020 para subsidiar canasta básica

432
che
En un comunicado, el Colegio Hondureño de Economistas (CHE) insta a cambiar el rumbo de las políticas públicas para beneficiar a la población.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En el marco de la Emergencia Sanitaria por COVID-19, el Capítulo Noroccidental del Colegio Hondureño de Economistas (CHE) emitió un comunicado donde propone reestructurar el Presupuesto 2020 para llevar al pueblo hondureño alimentos y facilidades financieras.

El conjunto de proposiciones están amparadas en la consideración del gremio de que es «incomparable» la paralización económica con el costo de las pérdidas humanas; y, por consiguiente, la medida de confinamiento en los hogares deberá seguir vigente.

No obstante, deberán tomarse medidas para aliviar el impacto del cese de comercio.

Bajo esa convicción, solicitan al Gobierno abastecer de alimentos a 5.7 millones de hondureños y subsidiar el 50 % del salario mínimo legal a la micro y pequeña empresa.

Asimismo, piden una reducción en las tarifas de energía y una ampliación en el tiempo para pagos de impuestos, cuotas a préstamos y pagos de tarjetas de crédito.

Según se anticipó en el escrito, esas y otras medidas que detallan, son financiables con fondos públicos; pero, para ello, deberá realizarse una reestructuración del Presupuesto General de la República.

Por el mismo lado, consideran que partidas presupuestarias ligadas al Congreso Nacional (CN), la Presidencia de la República y otras dependencias pueden nutrir la financiación sin recurrir a más deudas o cargas tributarias.

Lea también – Covid-19: niños, adultos y ancianos gritan «¡Queremos comida!» en SPS

Pronunciamiento del CEH

En primera instancia, el escrito emitido explica que para el éxito de lo propuesto deberá contemplarse auditorías independientes «con el fin de garantizar la efectivad y honradez en el uso de recursos».

Seguido, como primer punto, se expresa que hay una institucionalidad «precaria» en el país, además de un Sistema de Salud «sumamente débil» para enfrentar cualquier brote epidemiológico; tomando eso en cuenta, las medidas de contención deberán proseguir.

A su vez, instan a que se evite cualquier abuso por parte de autoridades civiles y militares.

Luego, se describe que no hay otra alternativa razonable que el toque de queda y el aislamiento de casos positivos; además exigen una identificación temprana de casos mediante pruebas masivas focalizadas.

En el tercer inciso, se desglosan los factores que incidirían positivamente en la búsqueda de salvaguardar parte de la economía.

La implementación de un subsidio completo de la canasta básica familiar por un mes para 5.7 millones de hondureños (aquellos en condiciones de pobreza mayúscula) es la primera propuesta; según establecen los economistas, para ello se requeriría 9 mil millones de lempiras.

El comunicado hace énfasis en que el abastecimiento deberá tomar en cuenta a los pequeños productores nacionales y que la ejecución de las entregas deberá estar protegida de cualquier manipulación de índole política.

Subsidios para empleo

La posibilidad de quiebra en empresas y de despidos masivos está latente. Ante eso, el CHE propone que se diseñe un programa de subsidios al empleo en la micro y pequeña empresa. Es decir, aquellas que remuneran a un máximo de cincuenta colaboradores.

Ese subsidio consistiría en un aporte de 50 por ciento del salario mínimo establecido según las leyes.

Sobre eso, se hizo una estimación de 700 mil empleos en el sector; por lo que proteger la mano de obra necesitaría cerca de 3 mil 500 millones de la moneda nacional.

En cuanto a las empresas medianas y grandes (que pagan salarios a más de 50 colaboradores) piden llegar a un compromiso con la empresa privada para parar los despidos durante la emergencia nacional.

Reducción en tarifas de energía

Por otra parte, también se solicitó un plan integral provisto por el Gobierno con el propósito de reducir las tarifas de energía eléctrica en pequeños hogares y negocios.

Esos serían los recintos que consuman hasta 250 kilowatts en un período mínimo de tres meses. Considerando otros factores, como la baja en los precios del petróleo, la idea sería factible.

Moratorias

Por último, se plantea que las autoridades estatales deberán aprobar iniciativas para una moratoria (ampliación de tiempo) en el pago de impuestos, cuotas de préstamos y tarjetas de crédito por al menos un trimestre.

En cuanto a los préstamos, se especifica que deberá haber una reducción de las tasas de interés y una ampliación del plazo. Sobre las tarjetas, se propone una reestructuración de las deudas con tasas reducidas.

El documento finaliza expresando el deseo del Colegio Hondureño de Economista de que, en el lado bueno de la crisis, se vea la oportunidad de cambiar enfocando las políticas públicas en favor de una patria próspera para los compatriotas.