VÍDEO: «chalecos amarillos» vuelven a la carga y paralizan París

135

PARÍS, FRANCIA. Luego que las protestas mermaran, los «chalecos amarillos» volvieron a paralizar la capital francesa dejando a su paso daños en varios inmuebles de la zona.

La nueva manifestación estuvo marcada por enfrentamientos con la Policía. Los disturbios dejaron como saldo 82 detenidos y 11 heridos leves.

Al mismo tiempo se registraron saqueos en tiendas e incendios de barricadas en la famosa avenida de los Campos Elíseos. Cabe mencionar que en horas del mediodía se dieron  los primeros actos violentos en la importante avenida.

Tiendas quemadas

Los miembros de los «chalecos amarillos» entonaban cánticos en contra del capitalismo y de los cuerpos policiales. En su recorrido comenzaron a destruir las instalaciones del reconocido restaurante Fouquet’s.

Cabe decir que a este negocio asisten políticos y famosos franceses. Los manifestantes quebraron cristales, derribaron mesas y pintaron las fachadas. Otros tiendas como Hugo Boss, Lacoste, Nespresso fueron objeto de daños.

Las autoridades dieron a conocer que se registró un incendio en la parte baja de una entidad bancaria. El Cuerpo de Bomberos informó que en este lugar 11 personas resultaron heridas, entre las cuales se encontraban dos policías.

El gobierno se pronuncia

El ministro del Interior, Christophe Castaner, se pronunció a través de su cuenta en Twitter denunciando que estos actos no fueron perpetrados por manifestantes, sino por asesinos.

En su intervención manifestó que estas acciones fueron desarrolladas por «profesionales del destrozo y del desorden». Asimismo, instó a los agentes policiales a responder a los ataques con suma firmeza.

Según las cifras por parte del gobierno, se estima que en la manifestación habían de 7,000 a 8,000 personas solo en la capital francesa. De esta cifra, el ministerio del Interior calificó a 1,500 de ultraviolentos.

Al momento de las protestas, el presidente francés, Emmanuel Macron, estaba llegando con su esposa a las montañas de los Pirineos. Esa zona se encuentra al suroeste del país galo.

«Voy a pasar dos o tres días aquí para reponer fuerzas y reencontrarme con el paisaje y caras amigas», expresó Macron a un diario local a su llegada.

Esta es la 18 jornada de movilización emprendida por ciudadanos opositores a las medidas fiscales aplicadas por el gobierno de Macron. Aunque en los últimos días se habían apaciguado las aguas, luego que el sector gubernamental convocó a varios debates que contuvieran la ira de los manifestantes.

La capital francesa, zona de convergencia

Los líderes de los «chalecos amarillos» hicieron una convocatoria general a nivel nacinal para converger en París.

«Esperamos a los de Toulouse con impaciencia, a los de Burdeos, a los de Marsella», mencionó el camionero Eric Drouet, uno de los líderes de los «chalecos amarillos».

Unos 5.000 hombres y seis vehículos blindados de la gendarmería estaban desplegados en la capital, donde había convocadas también otras manifestaciones como la llamada «Marcha del siglo» por el clima.