Ayuda a César Rodríguez: necesita $30 mil para trasplante de riñón

Hace más de dos años se somete al hemodiálisis y en enero de 2018 encontró donante.

356
César Rodríguez
César Rodríguez de 38 años de edad, sometiéndose al hemodiálisis.

“Si quieres felicidad por el resto de tu vida, ayuda a los demás”, una frase que ha estado presente en la vida de César Rodríguez, un hondureño de La Paz, que necesitaba la donación de un riñón para sobrevivir y el milagro llegó de parte de una persona a la que su familia ayudó hace muchos años.

Con 38 años, dos hijos menores de edad, una esposa, su familia y toda una vida por delante, el pasado 13 de noviembre de 2015 recibió una noticia que cambiaría el rumbo de sus planes. Ese día no solo se enteró de que tenía presión alta, también sus niveles de creatinina estaban demasiado elevados.

La creatinina
Es un producto de desecho en la sangre. Viene de la proteína en su dieta y de la descomposición normal de los músculos de su cuerpo. La creatinina se elimina de la sangre por los riñones y luego sale del cuerpo en la orina.

Cuando los doctores detectan alto nivel de creatinina en la sangre, indica que los riñones no funcionan correctamente. Lo normal es tenerlo en 0 y máximo 1.4 pero César Rodríguez llegó a tener un total de 45.

La explicación de los profesionales de la medicina es que ese 13 de noviembre, sus riñones colapsaron. Las toxinas invadieron su cuerpo rápidamente y ese mismo día tuvo que someterse a su primer hemodiálisis.

Hemodiálisis
Es un tratamiento médico que consiste en eliminar artificialmente las sustancias nocivas o tóxicas de la sangre; especialmente las que quedan retenidas a causa de una insuficiencia renal, mediante un riñón artificial (aparato).

A la semana, César acude al tratamiento tres veces. Contó a Tiempo Digital que sale de La Paz a las 3:00 a.m. y llega a Tegucigalpa a eso de las 4:00 a.m. Luego espera hasta minutos después de las 5:00 a.m. cuando le toca su turno; el proceso dura cuatro horas y a las 10:30 a.m. emprende su camino hacia su hogar.

Al consultarle cómo se sentía un paciente al terminar el hemodiálisis, manifestó que había una sensación de alivio y felicidad. Puesto que las toxinas dañinas que causan el malestar se eliminan durante el tratamiento.

César y su familia asisten a Diálisis de Honduras en Tegucigalpa. Actualmente tiene más de dos años y medio sometiéndose a hemodiálisis. De pronto, la noticia que habían estado esperando, llegó como un milagro.

Para apoyar la campaña de César Rodríguez ingresa a Go Fund Me o utiliza el enlace: https://www.gofundme.com/zj3r75nz
Para apoyar la campaña de César Rodríguez ingresa a Go Fund Me o utiliza el enlace: https://www.gofundme.com/zj3r75nz.

¡Tenían al donante de riñón! Para sorpresa de todos, la persona que decidió ceder uno de sus riñones, es alguien a quien su familia tendió la mano cuando lo necesitó. Bien dicho está que se cosecha lo que se siembra.

“Hace 22 años, había un niño en el barrio de La Paz, Honduras, que pertenecía a una familia desintegrada. Este niño se llama Ramón. Él se encontraba descalzo y lucía muy humilde. La familia de César Alejandro Rodríguez Martínez inmediatamente se encariñó de él y el cariño fue mutuo. Lo apoyaron en sus estudios para que lograra terminar su 6to grado y luego lo llevaron a su casa en Tegucigalpa, ingresándolo en un colegio de la Fuerza Aérea Hondureña. Después de eso, lo pudieron trasladar a otro colegio privado. Después de finalizar sus estudios, gracias a todo el apoyo de la familia Rodríguez Martínez, este niño regresó a La Paz siempre llevando ese agradecimiento en el corazón. Pasaron varios años y Ramón regresó a Tegucigalpa. Al escuchar del fallecimiento de Alejandra, la hermana de César, al compartir nuevamente con él, sin pensarlo dos veces dijo que él quería ser el donante del riñón de Cesar; ya que eran el mismo tipo de sangre. Solo tenían que comprobar la compatibilidad. Se fueron a un viaje a Guatemala para hacerse los exámenes, que salieron compatibles. Un milagro de Dios”, dice la parte de la publicación en la página web Go Fund Me.

Teniendo a su donante, César solamente necesita del apoyo de los hondureños. La meta es recolectar $30 mil para viajar a Cuernavaca, México, y hacer el trasplante de riñón. Si la operación tardó todo este tiempo, es por falta de dinero.

Consiguiendo esa cantidad, se cubre la operación, gastos de viaje y medicinas. Aunque tras la cirugía debe continuar con los medicamentos para mantenerse, ya no tendrá riesgo renal. Por lo cual apelan al buen corazón de catrachos y extranjeros.

-