REDACCIÓN. Ayer martes se registró un sismo de 7,8 grados en la costa norte del país, alarmando a la población y trascendiendo la alerta de tsunami, cosa que fue descartada porteriormente.

Este periódico se contactó con elementos del Cuerpo de Bomberos de Puerto Cortés, Tela y Colón. Lo anterior, para conocer la situación actual tras el suspenso vivido a pocos horas de suscitarse el sismo.

“Acá en Puerto Cortés no hubo mucho movimiento. Pero sí se recibieron algunas llamadas telefónicas por parte de los habitantes.

Tras lo ocurrido, nos desplazamos ayer martes a eso de las 10 de la noche hasta las playas y terminamos hoy miércoles a las 9 de la mañana. Esto, con el fin de inspeccionar la zona y monitorear el oleaje, es cual está estable”, dijo un efectivo de los bomberos.

Según agregó, mucha gente se contactó con ellos para pedirles información. A su vez, aprovecharon para darles recomendaciones y su llamado a mantenerse en alerta por las réplicas; mientras tanto, no ha llegado gente a la playa.

Por otro lado, en Tela todo indica estar calmado. Así también, los bomberos han aprovechado para hacer rondas en los diferentes lugares.

Pero sobretodo vigilando el sector del mar, no obstante, el oleaje está normal. Las autoridades bomberiles no prohíben que la gente se acerque a la playa y bañe. Pero tampoco lo recomiendan hasta que todo se normalice.

En tanto, en la zona de Colón, tampoco hubo muchas incidencias, según los bomberos, quienes manifiestan que han hecho varias inspecciones y los daños son considerables.

“Hasta ahora no hay viviendas afectadas ni persona lesionadas, ayer recibimos información de una vivienda con fisuras. Pero al llegar al lugar constatamos que era falso.

Tampoco recibimos llamadas de la gente preguntando sobre el sismo. Invitamos a la gente que corrobore si su casa tiene alguna fisura o no, si las puertas y ventanas abren normalmente”., enfatizaron.

También, conocimos la versión de uno de los habitantes de Tocoa, Colón, el ciudadano César Flores. Quien nos mencionó que a eso de las 8.55 pm estaba bebiéndose un te y al mismo tiempo miraba noticias en la televisión, de repente notó que su taza se movía lentamente, lo que lo alertó y lo primero que se le vino a la mente fue un temblor, se puso nervioso y de inmediato salió de su casa.


El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico retira la alerta por maremoto en la región del Caribe

Un fuerte terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter sacudió el área del Caribe, entre Honduras y Cuba.

Esto, provocó una alerta por tsunami que podría afectar a México, Puerto Rico y otros territorios. Lo anterior, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico ya ha retirado esta alerta por maremoto. Esto, para la región del Caribe tras el terremoto registrado.

«La alerta o advertencia de tsunami emitidas por el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico en relación con el terremoto que ha tenido lugar al norte de Honduras ha sido cancelada», ha informado el organismo estadounidense en su página web.

Asimismo, ha recomendado permanecer «alerta en las zonas costeras» de manera «normal». Y ha destacado que «no es necesario poner en marcha ningún tipo de medida extraordinaria» en dichas zonas.

DRAMA ENTRE LOS HONDUREÑOS POR SISMO

El centro estadounidense calculó que la potencia del seísmo había sido, en un principio, de 7,8 grados en la escala de Richter, pero posteriormente lo rebajó a 7,6.

El temblor que tuvo 10 kilómetros de profundidad, se produjo en el mar, entre la isla de Cuba y las costas de Honduras y Belice. Esto, según muestran los mapas del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Según detalló el centro, el epicentro se situó a 201,9 kilómetros de la localidad hondureña de Barra Patuca, de 2.758 habitantes. Así como a 245,2 kilómetros del municipio de Puerto Lempira (Honduras), con una población de 4.856 personas. Así también a 303,1 kilómetros de George Town, en las Islas Caimán.

Aparentemente, el epicentro del terremoto está alejado de centros urbanos, pero por el momento no se conoce cuál ha podido ser su alcance.

Se informó que tras el sismo de 7.6 grados en Honduras, se activaron los protocolos correspondientes y no se tiene reportes de daños o afectaciones en el territorio