Trump: Honduras, Guatemala y El Salvador «toman nuestro dinero» y no detienen la migración ilegal

376
Cerrar la frontera de EEUU
Kevin McAleenan, jefe de la Patrulla Fronteriza, informó que más de 90 mil personas cruzaron la frontera solo en marzo, y se espera que a fin de mes se superen las 100 mil detenciones.

REDACCIÓN. “México no está haciendo nada para detener el flujo de migrantes ilegales, del mismo modo Honduras, Guatemala y El Salvador han tomado nuestro dinero y no hacen nada”, afirmó este 29 de marzo el presidente estadounidense, Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter.

El mandatario añadió que cerrará la frontera sur de su país la otra semana, si las autoridades mexicanas no detienen el flujo de migrantes hacia EE.UU.

La acusación de Trump se dieron un día después de que la secretaria de Seguridad de México, Olga Sánchez Cordero, afirmó que no es solo responsabilidad de su país y EE. UU., sino también de los países del Triángulo Norte de Centroamérica detener la migración ilegal.

La funcionaria mexicana ofreció las declaraciones al mismo tiempo de indicar de que tienen conocimiento de la formación de una caravana de 20 mil migrantes en Honduras llamada la “caravana madre”; sin embargo, el gobierno de ese país centroamericano rechazó esa información

Además, Trump, culpó a los políticos demócratas de que EE.UU. tenga «las leyes migratorias más débiles que en ningún otro lugar del mundo». También, exigió que el Congreso cambie la legislación que regula el proceso de ingreso al país norteamericano.

El mandatario aseguró que su país gasta «tanto dinero» por los inmigrantes ilegales que el cierre de la frontera será «una buena cosa«. Según Trump, para las autoridades mexicanas «sería muy fácil» cumplir su exigencia, pero estas prefieren «tomar nuestro dinero y hablar».

El inquilino de la Casa Blanca acusó a México (que, según él, tiene leyes migratorias «más fuertes») de haber hecho «durante muchos años» una fortuna con EE.UU. y ganar más de cien mil millones de dólares al año.

Lea también: El Departamento de Defensa de EEUU busca sitios para el nuevo muro

Aumento de la migración de centroamericanos

El aumento exagerado de la migración de centroamericanos hacia EE.UU. ha provocado la saturación de los albergues y centros de detención.

Kevin McAleenan, jefe de la Patrulla Fronteriza, reconoció que el ingreso y aprehensión de migrantes, sumado a la capacidad inadecuada para detener a familias y niños de las agencias gubernamentales que ven el tema, ha causado una “crisis humanitaria” en la frontera sur.

Informó que, hasta el miércoles último, más de 90 mil personas cruzaron la frontera solo en marzo, y se espera que a fin de mes se superen las 100 mil detenciones. En marzo del 2018 esa cifra sumó 37 mil 390, un 167 por ciento menos.

De continuar con el promedio que se registra en marzo, al finalizar el año fiscal las estadísticas podrían reflejar más de 1.6 millones de migrantes detenidos.

McAleenan precisó que hasta el miércoles tenían a 13 mil 400 personas en custodia, una sobrepoblación de nueve mil 400, puesto que cuando el número sobrepasa de los cuatro mil ya se considera alto. Tan solo el martes, añadió, se detuvo a 4 mil 117 indocumentados, el mayor número en más de una década.

“CBP (Aduanas y Protección Fronteriza, CBP por sus siglas en inglés) enfrenta una crisis humanitaria y de seguridad en toda la frontera suroeste”, dijo McAleenan desde la localidad de El Paso, en el estado de Texas, que colinda con la ciudad mexicana de Ciudad Juárez.

El comandante dijo que El Paso es el lugar donde esta crisis se manifiesta “más agudamente”.

De octubre 2018 a marzo 2019, la Patrulla Fronteriza registraba la detención de 66 mil 470 familias guatemaltecas y 12 mil 576 menores no acompañados, lo cual es la mayor cantidad de todos los tiempos de connacionales que llegaron a ese país y se entregaron.

López Obrador responde

Donald Trump reiteró el jueves su amenaza de cerrar la frontera con México en una jornada en la que tiene previsto volver a la campaña con miras a la elección de 2020, después de que las autoridades estadounidenses informaran sobre un récord en las detenciones de inmigrantes.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, respondió a Trump diciendo que su país “está atendiendo el tema”. Además, insistió en que “deben atenderse fundamentalmente las causas que originan la migración”.

López Obrador señaló que su gobierno “va a ayudar” en todo lo que pueda. “No queremos de ninguna manera confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos”, afirmó.