En Liga Deportiva Alajuelense no pierden el tiempo y esa parece ser la línea de trabajo del nuevo gerente deportivo, Agustín Lleida.

Hernán Torres le comunicó a Fernando Ocampo su decisión de renunciar a la dirección técnica del equipo el viernes pasado y los manudos encontraron muy rápido a su sustituto.

Se trata de Andrés Carevic, un exfutbolista argentino nacionalizado mexicano.

En la Liga lo consideran de mucha proyección y jugó de defensa derecho en Boca Juniors.

Recientemente dirigió a Zacatecas, en la Segunda División de México y su experiencia se basa al paso por el equipo de formación de Pachuca y además ser asistente en el Puebla.

“Mi mayor formación fue en Pachuca, donde tuve un crecimiento espectacular en cuanto metodología, mi máster y los congresos. En Pachuca dirigí la Sub-20. Luego de ahí, trabajé en Puebla como auxiliar y luego empiezo mi carrera personal en Mineros de Zacatecas donde realmente nos ha ido muy bien, tuve tres torneos muy regulares. No me salté ningún escalón en la formación y acá estoy”, reveló Carevic en declaraciones a la página de la Liga.

Él es el sétimo entrenador que designan los manudos bajo la presidencia de Ocampo. Las decisiones de esta directiva empezaron a finales de 2016, cuando optaron por destituir a Guilherme Farinha para traer al español Benito Floro, quien duró ocho meses en el club y fue reemplazado por Wílmer López, con quien el equipo no clasificó.

La dirigencia se inclinó entonces por apostar de nuevo a un extranjero y el 12 de diciembre de 2017 el jerarca del club anunció el fichaje del uruguayo Rubén Israel, quien dirigió algunas prácticas y tuvo que viajar de imprevisto a su país.

El 6 de enero de 2018, el club confirmó que Israel no regresaría y que ante eso, el equipo quedaba en manos de su preparador físico, Nicolás dos Santos, quien nunca había dirigido, pero tenía años de estar al lado de su profesor y contaba con licencia de técnico desde 1995.

Con Dos Santos, la Liga se clasificó a la cuadrangular, pero el equipo empezó a flaquear en esa instancia decisiva y el 30 de abril de 2018, Luis Diego Arnáez llegó como técnico emergente para esos últimos cuatro partidos, en los que los manudos le ganaron dos veces a Herediano, derrotaron a Santos y empataron con Saprissa. Quedaron en igualdad de puntos que los morados, pero los tibaseños avanzaron a la final por diferencia de goles.

Ese repunte hizo que la Junta Directiva ratificara a Arnáez para el Clausura 2018, un campeonato en el que los manudos entraron a las semifinales y avanzaron a la final, pero no lograron acceder a la gran final.

Arnáez siguió y se proyectaba como el técnico para el centenario del equipo, pues la Liga cumplirá sus 100 años el 18 de junio.

Sin embargo, el Apertura 2018 se convirtió en el fin de la segunda era de Arnáez al frente del timón de Alajuelense.

En los primeros cuatro juegos, la Liga cosechó un triunfo, dos empates y una derrota. De doce puntos posibles, ganó cuatro y ese rendimiento del 33,33% en el arranque de un torneo cargado de presión para los rojinegros provocó que rodara la cabeza del Flaco.

Alajuelense despidió a Arnáez el 29 de enero y lo relevó con el colombiano Hernán Torres, quien llegó al país el 1.° de febrero.

Mientras se tramitaba su permiso de trabajo y quedaba inscrito, Cristian Oviedo dirigió a la Liga por un partido.

Torres estuvo al frente de los erizos durante 17 juegos, en los que los manudos registraron 7 ganes, 6 empates y 4 derrotas, para un rendimiento del 52,94%, con una planilla en la que llegó a tener catorce jugadores lesionados al mismo tiempo.

Alajuelense no clasificó. El tolimense acudió el lunes pasado a la sesión de la Junta Directiva para rendir su informe verbal y pocas horas después viajó a su país, como estaba programado.

La Liga oficializó el despido de Javier Delgado y la llegada de Agustín Lleida al puesto de gerente deportivo. El jueves pasado,el español llamó a Torres para decirle que contaba con él y el colombiano pidió tiempo.