29 C
San Pedro Sula
lunes, julio 4, 2022

Víctor Cortés, el padre que “crea oportunidades” a niños de Yojoa

Debes leer

CORTÉS, HONDURAS. Hay una frase muy popular que dice: “tu vida es tu legado para el mundo, asegúrate que inspire a otros” y hoy en día, hay muchos hondureños que trabajan por ello y se han convertido en un verdadero ejemplo e inspiración.

Tal es el caso del padre Víctor Manuel Cortés, quien es el fundador de una escuela no gubernamental, donde provee alimentos y educación gratis a los niños de escasos recursos.

Él nació en Tegucigalpa y proviene de una familia numerosa, tiene 9 hermanos. El padre Víctor, en su adolescencia, decidió dedicarse al servicio de Dios y a la educación.

Padre Victor
Hay aproximadamente 80 niños matriculados en la organización del padre Víctor.

“Estudié para sacerdote en el seminario menor, después fui a estudiar a México y de ahí en El Salvador y terminé estudiando en la Universidad de Costa Rica”, dijo a Diario TIEMPO.

Cuando el padre decidió regresar a Honduras, supo que tenía que empezar un proyecto de educación para los niños que no tienen acceso. Sin embargo, desconocía en qué lugar.

Padre victor
Se realizan sesiones con los padres de familia.

En una de sus asignaciones como sacerdote, viajó a la zona norte del país y se encontró con una ciudadana, quien también es maestra y le ofreció una de sus propiedades en Santa Cruz de Yojoa para que el centro educativo fuera posible.

Fue así, que comenzó el proyecto de educación llamado Escuela Mercedes Calderón, que le ha dado la oportunidad a decenas de niños de poder recibir una educación gratuita y de calidad.

“Yo siempre pensé en fundar un centro educativo que compaginara con dos cosas: el estudio y el trabajo. Yo creo que el desarrollo de Honduras nos puede llegar por esas vías, teniendo jóvenes con mayores competencias, tanto intelectuales como manuales”, señaló el sacerdote.

ni;os de la escuela Mercedes Calderon
Los niños recibiendo talleres prácticos.

Para el padre Víctor, haber fundado esta escuela es tener la oportunidad de construir oportunidades y esperanzas.

“Yo creo que para mí ha significado construir oportunidades y esperanzas. Sí creo que hay que construir oportunidades para los pobres. El sistema educativo está en cuidados intensivos. Yo pensé en construir un centro educativo que marcara la diferencia, que creara esperanza para los niños”, comentó.

padre Victor
El padre Víctor se especializó en educación.

Más sobre la escuela

Actualmente, en este centro educativo hay 80 alumnos matriculados. A diario cada estudiante recibe clases de 7:00 a.m. a 3:00 p.m.

Las asignaturas no solo son teóricas, sino que además se enseña sobre la agricultura, mantenimiento de una granja, música y otros oficios.

padre Victor
A los niños se les provee ropa y alimentos.

Cada mañana, los alumnos cantan el Himno Nacional de Honduras en español, misquito, garífuna e inglés. Los niños llegan de diferentes comunidades, ya que actualmente es el único centro que recibe clases 100 % presenciales.

“Antes solo eran del casco urbano, pero a raíz de que la escuela daba clases todos los días, tenemos alumnos de varias aldeas, de hasta 10 kilómetros, 15 kilómetros y hasta del Cajón que está a 30 kilómetros”.

Además, son al menos 5 maestras que imparten clases a los 80 alumnos y su labor es meramente voluntaria.

Lea también – Catracho Ejemplar: Marcio Sánchez, primer hondureño ganador del premio Putlizer

El centro educativo en tiempos de COVID-19

Un reto bastante difícil que enfrentó esta institución fue la pandemia de COVID-19, pues era casi imposible que los niños recibieran clases desde su casa.

Por lo cual, y mediante diversas reuniones con padres de familia y maestros, en mayo del 2020 se tomó la decisión de impartir clases de manera presencial.

Aunque parecía un gran riesgo, el padre junto a los maestros procuraron implementar todas las medidas de bioseguridad logrando que ningún niño sufriera un contagio.

A nivel nacional, según el padre, fue la única institución educativa que recibió todo el año clases, y así los niños nunca dejaron de aprender.

Necesidades de la escuela

El padre Víctor contó a TIEMPO que uno de sus anhelos es una construcción del edificio de la escuela, donde haya aulas acondicionadas para cada taller.

Padre victor
El padre junto a la presidenta Xiomara Castro.

Gracias a gestiones que ha hecho el padre Víctor, junto a su equipo, ya se logró obtener un terreno para comenzar a construir ese gran sueño. Pese a que el camino para lograrlo no será fácil, el padre asegura que gracias a Dios y al buen corazón de las personas se va poder lograr.

Un gran legado

Para el padre, dejar un legado en la educación ha sido una de las cosas más importantes en su vida, pues para él lo mejor que puede hacer por el futuro de Honduras es “formar triunfadores“.

“Nuestra escuela tiene un lema, ‘formando triunfadores’, y el triunfo puede ser ejerciendo un oficio o ir más allá y estudiando en la universidad. Pero ¿para qué?, para construir las bases del desarrollo Honduras”.

Para muchos ciudadanos del municipio de Santa Cruz de Yojoa, el padre Víctor ha llegado a cambiar la vida de muchos niños, ya que según ellos los ha guiado en el camino de la enseñanza, de la superación y del amor a Dios, por eso es digno de ser llamado un CATRACHO EJEMPLAR.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido