29.5 C
San Pedro Sula
jueves, mayo 26, 2022

Manu Martínez, el artista que nació amando la música

Debes leer

La música es considerada como un medio muy poderoso mediante el cual se hace posible la transmisión de incomparables -y muy profundas- sensaciones de felicidad, miedo, tristeza, miedo o energía, entre otras.

Muchas personas se adentran en el universo musical como el único -o al menos el más óptimo o eficaz- vehículo para compartir sus pensamientos e ideas a través de singulares y armónicas piezas que endulzan una amplia escala de exigentes oídos.

Un ejemplo en ese sentido es el hondureño Manu Martínez, quien se agenció, a base de sacrificio, pasión y perseverancia, el título de reconocido exponente artístico del territorio cinco estrellas.

Aunque es un sustento, Martínez no mira a la música como un trabajo, sino que también busca que sus auditorios puedan realmente sentirse identificados con sus melodías.

Diario Tiempo charló con este hondureño de 29 años quien, aferrado a sus instrumentos, permanece repleto de sueños y anhelos por cumplir.

Vea también – Manu Martínez, devastado por Eta: “Pienso dejar la música atrás”

Con la música en la sangre

Héctor Manuel Martínez Machado, mejor conocido como Manu Martínez, contó que no tuvo ninguna experiencia especial con el arte que le anticipara que ser cantante era su destino, él simplemente nació amando la música.

El joven, originario de La Lima, Cortés, subrayó que la música le llamó la atención desde que tiene uso de la razón. “Siempre fue algo natural. La atracción hacia la música fue algo con lo que ya nací”, manifestó el artista.

Señaló que una gran influencia para que empezara su carrera fue su familia, que ha sido su motor para nunca rendirse.

Manu Martínez
Manu Martínez es actualmente uno de los cantantes del momento en Honduras.

Proceso creativo

Así como a un arquitecto le lleva tiempo construir los planos para una casa, el escribir una canción no es nada fácil.

Manu relató que para crear su arte se basa en sus propias experiencias de vida y su grado de inspiración es tan alto que suele sufrir de hipomanía, un trastorno de altibajos emocionales.

“El proceso creativo es diferente para todos, en mi caso me lleva por diferentes etapas donde experimento muchas emociones desde el estrés hasta la hipomanía. Cada composición es un reto pero al mismo tiempo un viaje donde desborda pasión cuando el camino creativo se abre. Melodías y ritmos fluyen alrededor de mi cabeza con facilidad cuando estoy conectado y en sintonía con el proceso creativo”, describió.

Acotó que si bien no es fácil ser cantante en Honduras, lo mismo pasa con sus colegas de otros países, ya que en cada lugar del mundo ser un artista tiene tanto sus ventajas como desventajas.

No obstante, reconoció que a los artistas de Centroamérica a veces les toca hacer sus sueños a un lado, pues, en la mayoría de casos, la falta de apoyo frena sus carreras.

“Es difícil ser artista, no solo en Honduras, sino en todo el mundo, pero definitivamente existen limitantes muy grandes en Centroamérica y la gran mayoría desiste porque las luchas poco tienen que ver con lo artístico, sino lo social y económico. Es decir, existe mucha gente con talento que debe comer primero”, expuso.

Estuvo a punto de retirarse

Entre el 01 y el 16 de noviembre, Honduras fue golpeada no por uno, sino por dos fenómenos naturales, las tormentas tropicales Eta e Iota.

Eta y Iota dejaron en la calle a miles de familias y afectó a otro gran porcentaje, sin excluir a Martínez y su familia. La Lima fue uno de los sectores más perjudicados a raíz de las constantes lluvias e inundaciones que dejaban a su paso esas tormentas.

Una de esas inundaciones, destruyó casi por completo la casa de la familia de Manu; el agua no solo dañó los cimientos de la propiedad, sino también las guitarras que solían brillar en sus shows.

El nivel de agua que crecía sin piedad truncó la magia de los instrumentos. Quedaron inservibles.

Manu Martínez
Manu Martínez se acopló como pudo, junto a su familia y muchos otros damnificados en un refugio.

La afectación fue tal que Martínez y sus allegados tuvieron que vivir en un albergue. Ver el sufrimiento de sus seres queridos lo llevó incluso a pensar en dejar la música.

Su pasión fue más fuerte

Sin embargo, ni dos fenómenos naturales fueron capaces de terminar la pasión de este catracho, que aunque por un tiempo estuvo alejado de los escenarios, logró salir adelante y retomar su carrera.

“Pienso que sobre todas las cosas valoramos la vida. Lo material duele, cuesta años, pero al final Dios nos mantuvo con vida y debemos procurar seguir adelante luchando a la par de la gente que amamos, de nuestra familia”, aseveró.

Agregó que pese a que es algo que meditó, sabía que le sería imposible el dejar la música, pues es algo que ya lleva en su ADN. “Siento que la música es algo de lo cual no puedo esconderme. La considero una responsabilidad, sobre todo”, enfatizó.

Ganador de importantes premios

El talento de Manu Martínez ha sido tan grande que hasta logró traspasar fronteras, a tal grado que fue uno de los ganadores de un reconocido evento que se llevó a cabo el año pasado.

Gracias a su canción Centroamérica, fue uno de los ganadores del concurso llamado “Compone una Canción para Centroamérica y República Dominicana”, impulsado por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Manu Martínez
El cantante lleva varios años en la industria de la música.

“Fue un concurso del cual me informaron por redes sociales y sentí que podía ganarlo así que decidí participar ya que había compuesto una canción que, aun si no clasificaba, podía utilizar como un proyecto personal. El ganador se decidió a base de likes lo que generó controversias, pero aun así, recibí el apoyo de mucha gente, incluso de otros países”, historió Martínez.

Un artista con responsabilidad social

Más allá de la fama y cómo ha crecido como cantante, Manu Martínez aseguró que busca ser un buen ejemplo para las nuevas generaciones.

También dijo que quiere seguir ofreciendo música con la cual las personas puedan no solamente disfrutar, sino que también sentirse identificadas.

“Lo mejor de ser músico es disfrutar, ver y sentir que otros disfrutan lo que uno crea o interpreta. Uno disfruta a nivel personal pero es genial compartir el talento con otros seres humanos”, puntualizó.

Asimismo, mencionó que día con día intenta convertirse en un músico en todo el sentido de la palabra y externó su anhelo por atestiguar, en un futuro no muy lejano, un apoyo mayor para el arte tanto en el corazón de Centroamérica como en el resto del planeta.

“A nivel mundial me gustaría que los jóvenes y niños fueran inculcados, como parte de su educación integral, a valorar la calidad artística de manera que mientras crezcan puedan inclinarse a consumir aquello que es cultural y artísticamente rico y no las modas. A nivel nacional, pienso que el gobierno podría crear programas de apoyo a sus artistas nacionales de una manera agresiva”, valoró.

Metas a futuro

A sus 29 años, el cantautor tiene una maleta llena de sueños, mismos que -sostiene- logrará con la ayuda de Dios.

Uno de esos anhelos es ver hecha una realidad su participación en uno de los eventos musicales más importantes del mundo, el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.

“Quiero cumplir con el propósito por el cual Dios me dio este talento y con todo mi corazón deseo llevar el nombre de Honduras por lo alto”, afirmó.

Igualmente, el talentoso joven, agradeció el apoyo constante y fiel de todos sus fans, quienes siempre están ahí en cada paso que da.

“A todas esas personas que nos apoyan les mando un abrazo y decirles que sí existe una razón grande para seguir luchando por nuestros sueños, son ellos”, declaró.

Manu Martínez
Manu espera lograr ser un artista de talla internacional.

Logros a lo largo de su carrera:

  • Seleccionado como uno de los 10 jóvenes más sobresalientes de Honduras (TOYP) por la la Cámara Júnior Internacional (JCI).
  • Premiado con las llaves de su ciudad natal, La Lima, por la alcaldía municipal.
  • Ganador del primer lugar del concurso nacional de bandas “Honduras Canta”.
  • Premio “Música Autóctona“ por la Dirección de Cultura Y Arte de Honduras.

Manu Martínez es actualmente uno de los referentes importantes de la música
cultural hondureña, destacándose por sus producciones audiovisuales y sus shows
en vivo, energéticos, coloridos, llenos de tradiciones y musicalidad, acompañados de una
orquesta de músicos y artistas de alto nivel, lo que lo convierte en todo un verdadero CATRACHO EJEMPLAR.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido