TEGUCIGALPA, HONDURAS. Al menos unas 200 personas llegaron a los tribunales en apoyo a los 12 imputados en el caso Guapinol.

De igual forma, llegaron al lugar un gran número de efectivos militares para resguardar el lugar.

Los manifestantes que asistieron apoyan la tenaz lucha que libran más de 20 comunidades de Tocoa, Colon, contra la minera Inversiones Pinares.

Lo anterior, debido a que hoy se celebra la audiencia inicial contra los 12 imputados por el caso Guapinol.

Hasta el momento no hay enfrentamientos ni acciones por parte de los manifestantes. La acción de solidaridad ha sido pacífica.

Con pancartas y consignas los asistentes piden la liberación de los 12 detenidos, pues aseguran que lo único que han hecho es defender sus derechos.

Por su parte, la defensa esperaba más sorpresas en la cita jurídica y una de ellas fue el repentino cambio de juzgado.

Los imputados llegaron escoltados y esposados de las manos. Eran  las 11:30. Luego de unos minutos se suspendió la audiencia y se reanudo a las 1:30 de la tarde.

Debe leer: Atípica audiencia inicial define hoy destino de grupo anti minero de Guapinol

Cambio de tribunales

La audiencia estaba programada para esta mañana en los juzgados de La Granja, donde también se celebró la audiencia de declaración de imputado. Pero repentinamente se cambió.

Según declaraciones de los presentes ni los abogados fueron notificados del repentino cambio. La audiencia se celebró en los Juzgados de Jurisdicción Nacional en la avenida Los Próceres.

Desde el principio el proceso ha tenido matices inusuales. Por ejemplo, los 12 imputados se presentaron el viernes a los juzgados de La Ceiba y el sábado trasladados a Tegucigalpa. Allí en los tribunales de La Granja celebraron la audiencia de declaración de imputado. Posteriormente, a las 12 de la noche de ese mismo día, dieron la resolución con la medida de prisión preventiva.

Penas por los delitos

A los imputados se les acusa de los delitos de privación injusta de la libertad, robo, incendio agravado y asociación ilícita.

Las penas por los delitos que se les imputan van desde los 5 hasta 30 años de prisión, según el código penal vigente. Por el delito de Incendio agravado es de 6 a 12 años (art 256).

Mientras que el delito de Robo de 5 a 9 años (art 217). Por del delito de Asociación Ilícita 20 – 30 años (art 332).

La Privación de libertad se asemeja al delito de desaparición forzada cuya pena va desde los 15 a 20 años de cárcel (art 334 y 335).

Por lo que de recibir la pena mínima podrían recibir 46 años de prisión aplicando las penas mínimas. De recibir las penas máximas serían 71 años de cárcel.

Hasta el momento, el conflicto minero ha dejado tres personas muertas, varias heridas y ahora los 12 pobladores procesados. Estos guardan prisión en la cárcel de Támara, Francisco Morazán.