Caso Enoc Pérez: Bayron Meléndez, «entrenado por Los Zetas», nunca habló

1319
Bayron Meléndez Enoc Pérez
"El Brujo" expiró este sábado en una cárcel. A él se le acusa de la desaparición de Enoc y otras tres muertes. Aunque se le presionó, las fuerzas de seguridad aseguran que nunca confesó algo al respecto.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. «El Brujo» le decían a Bayron Humberto Meléndez Alas, quien falleció la madrugada de este sábado en la cárcel de máxima seguridad en Morocelí, El Paraíso, más conocida como «La Tolva«.

Los agentes penitenciarios lo buscaron para el desayuno. No obstante se dieron cuenta que murió por asfixia, colgado de una viga. Todavía se desconoce si él mismo se quitó la vida o se trata de un crimen más en las cárceles hondureñas.

Solo unos días atrás, él había cumplido en esa prisión con una sentencia por tráfico de drogas y portación ilegal de armas; sin embargo, se le obligó a permanecer en sujeción a la justicia, debido a la que se le atribuye la comisión de tres asesinatos y una privación injusta de la libertad.

Según la información recabada por agentes policiales, él es el principal sospechoso de haber asesinado a Rubilio Arturo Pérez CubasIsrael Humberto Ramos Moscoso y Cindy Xiomara Castro Torres en Tela, Atlántida.

Las personas en mención son el abuelo, tío y la niñera de Enoc Pérez, un niño que, supuestamente, fue secuestrado en el mismo hecho, que ocurrió el dos de diciembre de 2019.

De igual interés: Karina Chinchilla reacciona tras muerte de implicado en desaparición de Enoc

«Mente maestra» del múltiple crimen

La versión de las fuerzas de seguridad indica que Meléndez llegó a la casa de Rubilio con el único propósito de secuestrar a Enoc. «El Brujo» creyó que el abuelo dormía, pero cuando se percató que no era así lo atacó a disparos y luego lo asfixió con un cordón de zapatos.

Minutos más tarde, llegó Israel Ramos, tío de Enoc, y lo mató de un golpe en la cabeza. Además, arribó Cindy Meléndez, quien cuidaba al niño; ella apareció muerta algunos días después.

La Policía Nacional tiene la hipótesis de que Cindy estaba coludida con Meléndez, pero que terminó asesinada porque pretendía delatarlo a él y a sus compinches.

Sí, Meléndez no obró solo, de acuerdo a la investigación. Dos hermanos santabarbarenses, Juan José y Leonel Murcia, trabajaban para él y lo acompañaron en la masacre y la privación injusta de la libertad de Enoc, aseguran.

Karina Chinchilla, madre de Enoc, externó que “El Brujo”, quien tenía 30 años al momento de su deceso, vivió por un tiempo en la colonia Campo Elvir, donde se  fraguó el homicidio múltiple y el presunto secuestro que constituyen uno de los casos más sonados más recientes en Honduras.

Destrezas criminales

Pese a que «El Brujo» estuvo bajo tutela policial por más de un año, nunca reveló detalles del hecho del que era sospechoso. Evilio Burgos, jefe de la DPI en la zona atlántica, reveló que él tenía entrenamiento de una estructura criminal mexicana para no romper el silencio.

«No confiesa, no habla. Está entrenado para callar, matar y no delatar. Ha trabajado para Los Zetas y sabe aguantar bien la presión», manifestó Burgos.

El pasado viernes, cuatro de diciembre, se le dictó auto de formal procesamiento a él y a los otros dos implicados. Ayer, viernes, 11 de diciembre, se llevó a cabo la audiencia inicial, donde un juez determinó que había indicios suficientes para que todos siguieran en la cárcel.

Eso fue lo último que se supo de «El Brujo» hasta la mañana de este sábado, cuando Digna Aguilar, portavoz del Instituto Nacional Penitenciario (INP), confirmó a TIEMPO su fallecimiento.

Ahora el cuerpo de Meléndez está en Medicina Forense para la autopsia correspondiente; el caso de Enoc sigue «en el aire» y Bayron Meléndez nunca habló.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn