Caso Collier: Pruebas forenses de última generación dan identidad del homicida

Datos criminalísticos de última generación buscan resolver el misterio de Carlos Collier.

0
1842
Caso Collier
Los laboratorios criminalísticos y de Ciencias Forenses del Ministerio Público tendrían la clave para resolver el misterio de Carlos Collier.

TEGUCIGALPA, Honduras. – El dictamen final y los resultados de la autopsia practicada al cadáver de Carlos Collier ya se encuentran en poder de los fiscales del caso.

El Ministerio Público confirmó que maneja con hermetismo los puntos clave que llevarían a desenmarañar el misterio. Esto permitirá establecer con contundencia quién es el responsable directo del homicidio del universitario.

Cabe recordar que el estudiante perdió la vida el pasado 11 de octubre cuando recibió varios disparos en la cabeza. El incidente tuvo lugar al interior de un vehículo, donde se conducía junto a cuatro supuestos amigos.

Los sospechosos del caso son Carlos Alfredo Alvarenga Romero, alias “Susano”, James Alexander O’Connor Márquez y Elías Taufic Chaín Alvarado. Así como la fémina Olga Marina López Ferrufino y el mejor amigo de la víctima, José Carlos Zamora.

En este momento, el único que guarda prisión es Zamora, quien se entregó a las autoridades el viernes anterior. El joven se presentó ante la justicia después de andar prófugo durante 16 días y deberá responder por el delito de complicidad.

En cuanto a los demás muchachos, la juez asignada al caso les aplicó medidas sustitutivas en la audiencia inicial luego de ser imputados por el delito de encubrimiento. Por consiguiente, los cuatro jóvenes que fueron capturados la noche del homicidio, podrán defenderse en libertad.

El arma de fuego aún no aparece

Los estudios científicos forenses determinaron que la muerte de Collier Núñez fue mediante homicidio. No obstante, sus amigos afirman que él mismo se disparó con una arma de fuego que no aparece.

Además, la escena del crimen fue manipulada por los acompañantes de la víctima, así como por los familiares que intervinieron la noche y madruga del crimen. Esto ha afectado el desarrollo de las investigaciones.

En ese sentido, los primeros cuatro amigos detenidos aseguran que el arma pertenecía a Collier Núñez. Asimismo, afirman que tras la tragedia la pistola fue enterrada en un predio de la colonia Loarque de Comayagüela.

Aunque el arma de fuego que le arrebató la vida a Collier no haya sido encontrada por ninguna parte; esa fue la confesión de los implicados a los agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI).

Ese miércoles, en medio de una noche de drogas y alcohol, el ahora fallecido habría tenido una disputa con “Susano”. Por ende, Alvarenga ha sido señalado por los acusadores privados como el autor directo del homicidio.

También puedes leer: El próximo miércoles realizarán audiencia inicial en el caso Carlos Collier

Pruebas forenses serán la clave

Las fuentes ligadas al caso coinciden en que la clave para establecer con propiedad quién disparó son los estudios forenses. Actualmente se realizan pruebas adicionales que descartarían de forma definitiva el supuesto suicidio.

Esto se confirmaría una vez que estén listos los resultados y se confronten con la reconstrucción de los hechos. Sin embargo, esta debe ser ordenada por la juez número 19; quien ha sido señalada de favorecer a los amigos de la víctima tras permitirles las medidas y cambiar la imputación del delito.

Entre las muestras enviadas a los laboratorios criminalísticos y de Ciencias Forenses están las pruebas de sangre y orina. Con esto se realizará un eventual análisis de ADN y se podrán establecer los niveles alcohol y drogas en los implicados.

Las autoridades asumen que esa noche los muchachos no solo tomaron bebidas alcohólicas, sino que se drogaron con marihuana. Cabe mencionar que entre la ropa de Collier encontraron algunos carrucos.

Adicionalmente, se enviaron muestras del cabello ubicado alrededor de los orificios de salida de los disparos para establecer un patrón tricológico. Además se enviaron restos ungueales tomados de las uñas del ahora occiso para análisis de ADN.

Esto determinará la procedencia de tejidos mediante la comparación de ADN respecto a los acompañantes del joven. Algo que podría confirmar la teoría que Collier forcejeo con Alvarenga, siendo este último el responsable de jalar el gatillo.

Como complemento se evaluarán los resultados de la prueba de absorción atómica para detectar restos de pólvora en los implicados. Además se analizarán las fotografías para identificación y evidenciar lesiones.

Mano homicida

Según los defensores, los resultados de estas pruebas podrían determinar quién disparó. De igual modo podrían indicar que el muchacho se infirió los balazos, tal como afirman sus amigos.

Por el momento, la autopsia preliminar de Medicina Forense indica que Collier Núñez murió por mano homicida. Desde el punto de vista médico legal, la causa de muerte es herida por proyectil de arma de fuego, con traumatismo craneoencefálico abierto y laceración cerebral.

La clave es la reconstrucción en la que participan fiscales del caso, acusadores privados, defensores y la juez. Además, los peritos balísticos de Medicina Forense, los peritos de escena del crimen de la DPI y los peritos de planimetría, que han estudiado de manera minuciosa el caso.

Testimonios contradictorios

Una incógnita que aún no es despejada es la posición que ocupaban los muchachos dentro del automóvil. Específicamente al momento en que se producen los disparos contra el universitario.

Los investigadores no descartan nada y manejan tres distintos escenarios. Esto se debe a que las versiones de los jóvenes se contradicen y arrojan diferentes posiciones.

El homicidio de Collier Núñez es actualmente uno de los más mediáticos producto de las familias involucradas. Asimismo, participan importantes bufetes que manejan la materia penal, con abogados competentes.