Analista: Carta Democrática de la OEA busca concesiones para la Oposición

1635
carta democrática
El analista político, además dijo que el Gobierno de Honduras está abriendo los ojos a un reclamo popular de diálogo y negociaciones de acuerdo.

Tegucigalpa, Honduras. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, respondió ayer la solicitud del presidente de Honduras, Juan O. Hernández, y analista político explica qué se quiere lograr con la Carta Democrática.

Cabe señalar que el mandatario Juan Hernández envió una misiva a Luis Almagro, con el objetivo de restablecer las mesas de diálogo y que las controversias surgidas se resuelvan en base al convenio con la OEA para la creación de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad (MACCIH).

En ese sentido, en la correspondencia Almagro indicó que designará en las próximas horas al responsable político para facilitar el diálogo por parte de la Secretaría General. Así como al equipo técnico para acompañar los trabajos conjuntos.

Además, señaló que él tomó nota de los compromisos adquiridos por Honduras en materia de democracia.

Asimismo, Almagro en su respuesta indicó que para brindar el marco normativo de los trabajos con Honduras, realizará la Carta de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y la Convención Interamericana contra la Corrupción, entre otros instrumentos.

También el secretario de la OEA detalló que es importante profundizar, fortalecer e incrementar la presencia en el país de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad de Honduras (MACCIH). Así como de sus capacidades en materia de investigación y sanción de actos ilícitos en materia de corrupción.

Cabe añadir, que Almagro compartió que en caso de surgir objeciones por parte del Gobierno de Honduras respecto a los trabajos llevados a cabo por la MACCIH, las mismas deben ser dirimidas al amparo de lo establecido en los instrumentos jurídicos oportunamente firmados entre ambas partes.

Finamente, en su correspondencia Almagro especifica que la Carta Democrática constituye la guía para las conversaciones correspondientes.

Carta de correspondencia de Luis Almagro

¿Qué es la Carta Democrática Interamericana? 

Es un documento que se aprobó en septiembre de 2001 en una sesión especial de la Asamblea de la OEA con el objetivo principal de fortalecer la institucionalidad democrática.

Según informe, el propósito de la carta es que otros poderes en el gobierno actúen; en caso de que el Poder Ejecutivo viole el proceso democrático. En pocas palabras, la Carta Democrática tiene como objetivo recuperar la la paz y el desarrollo de un país.

La iniciativa de crear este documento se produjo en el contexto del gobierno de Alberto Fujimori en Perú; quien finalmente fue condenado a prisión por haber violentado Derechos Humanos durante sus mandatos (1990 – 2000).

El documento establece cuáles son los elementos esenciales de la democracia representativa, como el respeto a los derechos humanos, la separación e independencia de los poderes públicos y la libertad de expresión.

Es importante mencionar que la aplicación de esta carta puede generar también el inicio de gestiones diplomáticas necesarias para promover «la normalización» de la institucionalidad democrática. Como el envío de misiones especiales para promover el diálogo o pronunciamientos.

En el peor de los casos, puede derivar en la suspensión del país de este organismo (OEA), quedando aislado a la vista internacional.

En 10 ocasiones se ha activado la Carta Democrática

Desde su creación, la Carta Democrática ha sido aplicada en 10 ocasiones. La última vez fue en Ecuador en el 2010, tras el intento de Golpe de Estado al presidente Rafael Correa.

En Honduras la OEA aplicó su Carta Democrática por primera vez en julio del 2009

Este organismo aplicó su Carta Democrática en Honduras en julio del 2009. En ese momento la OEA decidió por primera vez suspender a uno de sus miembros aplicando este mecanismo.

Lo anterior sucedió luego de que se produjera el Golpe de Estado en el país, que sacó del gobierno al presidente Manuel Zelaya. La decisión de la OEA se dio el 5 de julio del 2009, en una sesión de la Asamblea General.

La suspensión de Honduras de la OEA, contó con el respaldo de 33 votos a favor. Los países condenaron que la oposición se negara a que regresara Zelaya a su cargo.

En aquella Carta Democrática también se pidió a los países miembros que revisaran sus relaciones con Honduras «durante el tiempo de las gestiones diplomáticas». Eso, con el objetivo de restaurar «la democracia y el Estado de Derecho». Ahí, la OEA indicó que esa carta iba a servir como una medida de presión contra el Gobierno de Facto.