Carta a Kerry: Legisladores de EEUU pidieron suspender apoyo a Policía y militares de Honduras por ser inconstitucional

1349
[accordion][acc title=»Advierten al secretario de Estado del intento del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández de hacer cambios constitucionales y de la expansión de la militarización de la policía»][/acc][/accordion]

ESTADOS UNIDOS. Un total de 21 congresistas demócratas pidieron al secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, “la suspensión y la revaluación del entrenamiento y apoyo a la Policía y las unidades militares hondureñas” hasta que su Gobierno aborde adecuadamente sus presuntos abusos contra los derechos humanos.

Los legisladores remitieron una misiva a Kerry en la que insistieron en la necesidad de reconsiderar la financiación al país centroamericano por parte del Gobierno estadounidense, teniendo en cuenta las actuaciones de sus fuerzas de seguridad. La carta de los congresistas, todos ellos demócratas, hacen hincapié en la creciente participación de los militares en las leyes nacionales en Honduras, a pesar de las restricciones constitucionales.

Asimismo, los legisladores advierten al secretario de Estado del intento del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández de hacer cambios constitucionales y de la expansión de la militarización de la policía. “La Constitución de Honduras prohíbe a los militares participar en la implementación de la legislación nacional, excepto en casos de emergencia.

Este año en febrero, el Congreso de Honduras rechazó una propuesta del presidente Hernández para cambiar la Constitución y permitir el uso regular de la policía militar”, apuntan. “Sin embargo, a pesar de esas limitaciones legales, el Gobierno de Honduras ha continuado ampliando la fuerza por parte de la autoridad ejecutiva y ha incumplido sus promesas de emprender reformas fundamentales de las fuerzas policiales corruptas del país”, añaden.

El Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, propuso invertir mil millones de dólares para el siguiente año fiscal en el triángulo norte de Centroamérica, a fin de combatir la corrupción y la violencia que causan estragos en esa región y afectan a los flujos migratorios que llegan a Estados Unidos. “Queremos asegurarnos de que esos dólares de los contribuyentes estadounidenses no se utilizan para la vigilancia de tipo militar, actividad que podría, de hecho, ser una de las causas de esta migración, ya que exacerba la violencia en el país”, argumentan los legisladores.

[accordion][acc title=»Carta enviada a John Kerry (Traducción)»]19 de agosto de 2015

Honorable John Kerry Secretario del Departamento de Estado de EEUU 2201 C Street NW Washington, DC 20520

Estimado secretario Kerry:

Le escribimos para expresar nuestra preocupación por la continua participación de las fuerzas armadas hondureñas en las labores policiales nacionales e instituciones tradicionalmente civiles en Honduras, así como por la solicitud del gobierno de Obama de aumentar la asistencia de los Estados Unidos a Honduras en materia de seguridad para el año fiscal 2016.

Asimismo, le escribimos para solicitar una evaluación estricta por parte del Departamento de Estado del apoyo y entrenamiento dados por los Estados Unidos a la policía y a las fuerzas armadas hondureñas, de acuerdo con los requisitos relativos a los derechos humanos fijados en la Ley de Asignaciones a Operaciones en el Estado y en el Extranjero para el año fiscal 2015 , en plena aplicación de la ley Leahy, y la suspensión y reevaluación del subsiguiente entrenamiento y asistencia a la policía y a las unidades militares de Honduras hasta que los abusos contra los derechos humanos sean abordados adecuadamente por el gobierno hondureño.

La mayoría de los países democráticos establecen claramente los distintos papeles de la policía y del ejército, y fijan límites a la participación de sus fuerzas armadas en las labores policiales nacionales. Sin embargo, en Honduras, las fuerzas armadas están cada vez más involucradas en la vigilancia policial a civiles. Desde 2010, el gobierno de Honduras ha desplegado con regularidad a las fuerzas armadas para llevar a cabo funciones propias de la policía en diferentes partes del país. En 2013, el gobierno de Honduras estableció una «policía militar», promovida por Juan Orlando Hernández cuando era candidato presidencial.

Esta policía militar, que forma parte de la cadena de mando militar, actualmente alcanza los 3.000 miembros y continúa ampliándose. El 28 de febrero de este año, el ahora presidente Hernández anunció que el trabajo de los 2.144 miembros recién graduados de las fuerzas armadas regulares incluiría tareas policiales. En la actualidad, los militares patrullan barrios residenciales, autobuses, aeropuertos y carreteras. De acuerdo con el Comité de Familiares de Detenidos y Desaparecidos en Honduras (COFADEH), una reconocida organización de defensa de los derechos humanos en Honduras, el personal militar ha estado involucrado en violaciones de los derechos humanos, incluyendo asesinatos e intimidación a líderes de la oposición, activistas por el derecho a la tierra y manifestantes pacíficos.