Homilía: «El que quiere vivir de verdad, elige amar»

330
Rodríguez
El cardenal señaló que nunca debemos perder de vista que lo esencial está el amor.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En la homilía de este domingo 17 de mayo, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez recordó a los feligreses que estamos cerca del tiempo del Pentecostés, que será el próximo domingo 31 de mayo.

El líder de la Iglesia Católica manifestó que para muchas personas en difícil amar de verdad, porque están demasiado replegados en sí mismos. Sin embargo, solo quien ama vive de verdad, por eso el amor no solo es una palabra, es poder.

«El que quiere vivir de verdad elige amar, escribió San Agustín. El que quiere vivir de verdad elige amar, ahí, viene la primera consecuencia de ese evangelio, ¿verdaderamente hemos elegido amar?», preguntó a los presentes.

A reglón seguido, cuestionó, ¿cuántas personas han preferido la elección de odiar?, donde muchos afirman que Honduras está llena de odio. A pesar de eso, indicó que quizás una consecuencia positiva en medio de la pandemia del COVID-19 es que sin duda puede utilizarse como un momento de reflexión.

«En medio del confinamiento de las casas, en la oración, aquellos que eligieron odiar pueden elegir ahora, amar, porque quien quiere vivir de verdad elige amar», dijo Rodríguez.

Lea también: HOMILÍA: Madres difuntas «están en la casa que Jesús les preparó»

Rodríguez: «Lo esencial está en el amor»

El cardenal señaló que nunca debemos perder de vista que lo esencial está el amor y estar en una relación profunda con el señor, porque es la fuente de todo el verdadero  significado del amor.

«¿Cómo puedo avanzar en una relación más viva con Jesús?, ¿cómo es posible seguir a Jesús en su iglesia sin amarlo y recibir su amor?», cuestionó Rodríguez en forma de reflexión.

Las respuestas a cada interrogante las da el señor dentro del mismo evangelio, apuntó, que él nos dice que pedirá a su padre que nos dé otro paráclito, para que esté siempre con nosotros, y es el espíritu de la verdad.

Paráclito significa defensor, y Jesús promete otro defensor porque durante su vida él ha sido nombrado nuestro defensor cuando vivió en este mundo «y ahora nos manda otro defensor», recalcó.

«Porque el espíritu santo es espíritu que convierte la tristeza en gozo, la timidez en valentía, la soledad en comunión, ese es el defensor que necesitamos», resaltó.