REDACCIÓN. Este día, el exoficial de la Policía Nacional José Leiva Natarén, fue detenido en Miami, Estados Unidos.

A Leiva Natarén se le acusa por el delito de lavado de activo, según las investigaciones hechas por la Fiscalía.

La indagaciones muestran que Leiva tiene un patrimonio de unos 300 millones.

El exoficial está ligado con unas familias de Olancho acusadas de narcotráfico.

El pasado 15 de mayo las autoridades aseguraron varias viviendas de Leiva Natarén y su esposa esposa Nancy Patricia Sánchez. 

Entre las propiedades se encontraban, escuelas, gasolineras y cuentas bancarias.

Investigación

En agosto del 2017 se conoció que una docena de exjerarcas de la Policía Nacional de Honduras tenían expedientes abiertos. Esto, en el Ministerio Público por el supuesto delito de lavado de activos. En el listado se destacaba el subcomisionado (r) José Orlando Leiva Natarén. Quien fue exjefe del Centro Penal de San Pedro Sula, porque, según las indagaciones, amasó una fortuna.

Información pública indicó que el expolicía pasó de ser un simple delegado policial en Cortés (a principios de la década de los noventa) a un potentado empresario que llegó a fundar varias empresas, entre ellas una sociedad mercantil en el estado de la Florida, Estados Unidos.

Su expediente fue enviado en 2014 al Tribunal Superior de Cuentas (TSC). Lo anterior, para que este organismo tipificara el delito de enriquecimiento ilícito.

Aquella investigación patrimonial se remitió en el mismo año al Ministerio Público para que formulara cargos de lavado de activos. Eso, junto con los de otros 11 exjerarcas policiales.

En esa lista está también el subcomisionado (r) Jorge Alberto Barralaga Hernández, quien se encuentra detenido en la cárcel de Támara, acusado de encabezar una estructura de lavado de activos proveniente del crimen organizado y narcotráfico.

Información de Inteligencia reveló que el exoficial Leiva Natarén, en sus 25 años de servicio en la Policía Nacional, logró construir un emporio económico que no se justificaba con su salario. Tampoco, con sus ingresos extras, los que no sobrepasaban los 100,000 lempiras mensuales (unos 4,248 dólares mensuales).

En las indagaciones se logró cotejar que estando activo en la Policía ya era propietario de tres gasolineras. Así como de una agencia de venta de partes automotrices, varias unidades de equipo pesado.} También, transporte de carga, un colegio de educación secundaria, una infinidad de viviendas y varios carros de lujo.