Captan a “rapidito” con pasajeros hasta en las ventanas

316
rapidito
Los jóvenes arriesgaron su vida cuando eran transportados en la unidad

Tegucigalpa. El conductor de un bus rapidito fue sancionado este día conforme a lo establecido en la Ley de Tránsito, después de haber sido detenido por llevar exceso de pasajeros en la unidad de transporte.

Tanto fue el exceso de personas que se transportaban en la unidad, que testigos del hecho, fotografiaron al rapidito con pasajeros hasta en las ventanas del mismo.

De la unidad de transporte solo se conoció que circula en la zona sur del país; además, porta el número 190, y trabaja dando servicio ejecutivo.

En la unidad de transporte se ve como varios jóvenes de algún instituto de la zona, se transportan hasta en las ventanas; poniendo en riesgo su vida y tentando al peligro.

El hecho se registró en plena calle abierta de la zona sur del país, según se dio a conocer.

Sucesos: Cobrador y motorista de “rapidito” detenidos por extorsionar a sus compañeros

En tal sentido, se conoció que el conductor de la unidad de transporte fue detenido y requerido; asimismo, se le aplicó la ley conforme a lo establecido.

Este no es un hecho particular; ya que comúnmente se conocen casos de conductores de unidades de transporte que abusan de la cantidad de pasajeros al momento de transportarlos.

“Movida” al descubierto

rapidito
La unidad trabaja brindando servicio ejecutivo

Los sobornos o “mordidas” a los Policías de Tránsito a diario se viven en las calles y bulevares de Honduras. Son muchos los conductores que infringen las leyes, y quieren pasar sobre la justicia con “unos cien pesos”.

Este no fue el caso del uniformado Adonis Velásquez, agente que trabaja en Tegucigalpa.

El hecho ocurrió en una calle de la capital, cuando el agente Adonis Velásquez tuvo que realizar su trabajo correspondiente y levantarle una esquela a un conductor, por alguna infracción.

Y como es de costumbre en la mayoría de los casos, el “busero” o conductor de la unidad de transporte, le mando un “cariñito” al agente policial. La “movida” del conductor, eran cien lempiras. Con los cuales esperaba librarse de los tramites en la Dirección Nacional de Tránsito (DNT).

Lamentablemente (para el conductor) el uniformado resultó ser honesto y fiel a su trabajo de agente de Tránsito; ya que el policía no recibió el soborno enviado por el conductor detenido.

El hecho fue publicado por el agente policial y salió a la luz por medio de las redes sociales.