Campisa sufre ahora el azote de Iota; caen árboles y postes del tendido eléctrico

244
campisa iota
Campisa quedó inundada luego del paso de la depresión tropical Eta.

San Pedro Sula.- Campisa, la conocida residencial sampedrana desarrollada en un entorno ecológico, ha vuelto a sufrir los embates de la naturaleza y aunque la tormenta Iota no ha dejado las inundaciones que sí produjo la depresión Eta, sí ha dejado decenas de árboles caídos y postes del tendido eléctrico sobre las calles.

Localizada en la periferia norte de la ciudad industrial, durante Eta, Campisa fue anegada por corrientes de agua. Hace dos semanas la tranquilidad de la residencial fue interrumpida por los efectos del fenómeno natural.

Pero ahora la situación fue diferente; no han vivido las inundaciones del pasado, pero la nueva tormenta sí dejó su huella.

Podría interesarle: Campisa, una ecológica residencial sampedrana, sufre los azotes de Eta

El panorama que reportan los vecinos de Campisa este miércoles es de árboles caídos por todos lados.

Las corrientes de aire ciclónico se mantuvieron en la colonia durante todo el martes, moviendo con fuerza los árboles hasta arrancarlos.

Por su propia condición de vecindario verde, los vientos encontraron en Campisa el lugar perfecto para dejarse sentir.

Pero la fuerza de los vientos de Iota fue tal que ahora hay postes del tendido eléctrico sobre las calles.

De hecho, los vecinos de esta residencial han reportado prolongados cortes del servicio de energía desde ayer hasta hoy.

IOTA NO PRODUJO INUNDACIONES EN CAMPISA

Lo que esta vez no hubo fue tanta inundación. Campisa tiene una laguna que se alimenta del Río Blanco, que nace en el Merendón.

La semana antepasada, con Eta, la laguna se desbordó e hizo que las calles de esta colonia se convirtieran en ríos de abundante caudal.

Campisa se encuentra bordeada por una reserva natural muy bien cuidada por los desarrolladores del proyecto. De esa montaña, la semana anterior bajaron corrientes de agua que anegaron las calles e hicieron desbordar la laguna.

Sin embargo, con Iota la situación ha sido distinta; aunque llovió tanto como con Eta, un posible mejor manejo de la situación pudo favorecer la situación.

A partir de aquí, los vecinos de Campisa esperan que no haya más fenómenos que enfrentar. Por este año, ya fue suficiente.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn