En Santa Bárbara cae el sospechoso de asesinar a subinspector de Policía

370
subinspector de policía
Izquierda: el detenido por el crimen. Derecha: el subinspector Bardales Meza.

En las últimas horas, agentes de los cuerpos de seguridad capturaron en Santa Bárbara al sospechoso de asesinar al subinspector de Policía, Gredis Bardales Meza, que fue encontrado sin vida el pasado el martes.

El detenido, cuyo nombre se mantuvo en secretividad, tiene 45 años de edad. Además de estar acusado por el crimen de Bardales Meza, lo señalan por los delitos de robo y violación especial, en perjuicio de una menor.

Asimismo, los agentes de la Policía Nacional informaron que al capturarlo le decomisaron dos teléfonos celulares; un iPhone 6 Plus y Samsung A5, este último pertenecía al subinspector, según explicaron.

Adicionalmente le decomisaron un turismo, marca Toyota Corolla de color gris oscuro y con placa PEE 1176. Según investigación en curso, este vehículo fue utilizado para el secuestro y posterior muerte de Bardales.

Cabe destacar que la captura se llevó a cabo en la aldea La Ensenada del municipio de Zacapa en Santa Bárbara. El Ministerio Público presentará cargos por considerarlo el autor material e intelectual del asesinato del subinspector.

Desaparición y muerte de subinspector de Policía

El pasado 1 de marzo, Gredis salió de fin de semana de Comayagua, donde estaba asignado, hacia Camasca, Intibucá, donde residía su familia.

Aunque él mantuvo comunicación con sus parientes en el transcurso del viaje, de pronto no respondió el teléfono. Las cámaras de seguridad lo captaron, por última vez, realizando unas compras. Después no se conoció de su paradero.

Lea más sobre el caso: En avanzado estado de descomposición hallan cuerpo de subinspector de Policía

Tras largos días de búsqueda, su cadáver fue encontrado en una zona boscosa, a 12 kilómetros del desvío de Siguatepeque. Los agentes y forenses manifestaron que el cuerpo ya presentaba avanzado estado de descomposición.

El análisis preliminar mostraba un agujero de entrada y uno de salida. La primera versión es que le habían disparado. Pero no quedaron rastros de su vehículo, en el cual se conducía el día de su desaparición.