En Honduras buscan penalizar la “pornovenganza” y los piropos callejeros

860
piropos
Mujeres en Honduras son victimas de acoso sexual callejero

TEGUCIGLAPA, HONDURAS. La diputada Doris Gutiérrez pidió ayer en el Congreso Nacional que se reforme artículo 118 del Código Penal vigente para que se penalice con cinco años de cárcel para quienes divulguen fotos o vídeos íntimos sin autorización.

También la parlamentaria pidió cárcel para quienes hagan piropos callejeros en Honduras, pues Gutiérrez detalló «que se castigue el acoso sexual, como comentarios sexuales directos e indirectos, fotografías. Así como grabaciones no consentidas y publicadas, también que se castigue las masturbación, exhibicionismo, y gestos obscenos».

A criterio de la parlamentaria, lo antes solicitado es porque se ha generado hasta desintegración familiar, a puesto en riesgo la vida de muchas mujeres y la pérdida de empleo.

Se respalda que hoy hay muchos casos en el país que a personas se le ha publicado vídeos íntimos y han sido hasta despedidas de sus empleos. “Estamos preocupados por la violencia contra las mujeres en todos los campos, sexual, laboral, política. Y uno de los problemas más graves que enfrentamos las mujeres, es el acoso sexual callejero”, indicó Gutiérrez.

La legisladora espera que el Congreso dictamine rápidamente el proyecto una vez presentado y no sea señalado como machismo.

Los piropos están a la orden del día en Honduras

Lea también: ¿Como reaccionarias si vieras todos los piropos que tu pareja soporta a diario?

Causa de los piropos 

Roxana Vides, psicóloga profesional, explica que los hombres en las calles se fijan inconscientemente en el busto o caderas de las mujeres. Esto, porque sin pensarlo están seleccionando a una “posible madre” para sus hijos; pero los piropos obedecen a un comportamiento “marca territorio”.

“Vemos que los piropos provienen de jóvenes o adultos de extractos sociales normales y motivados por el culto del machismo. Además, rompen el hielo para hablarle a una mujer, esto podría estarse dando como una conducta aprendida de padre a hijo”, enfatizó Vides.

La psicóloga reflexionó que las mujeres son más comunicativas; pero que a la hora del cortejo son más “pasivas”, dejando al hombre el protagonismo. También explicó que los piropos de mujer a hombre se dan de una manera frecuente, pero debido al machismo, esta acción es rechazada por el hombre.

Los piropos más famosos 

¡Quien fuera cemento para sujetar ese monumento!
Del cielo me cayó una rosa y tu mamasota me gustas para esposa.
Oye nena ¿crees en el amor a primera vista o voy a tener que pasar dos veces?.
Ay mamacita, cómo quisiera ser gripe para estar en ese pechito.
Chichi, tita, mi amor ¿la acompaño?