Café Paradiso
En busca de droga la policía irrumpe Café Paradiso en Tegucigalpa

TEGUCIGALPA.-En un repentino «operativo» en busca de supuesta droga, miembros de la Policía Militar de Orden Público (PMOP) allanan cafetería Café Paradiso.

Los policías irrumpieron el local argumentando que buscaban supuesta droga en la cafetería, donde artistas departían y se disponían a realizar una exposición poética.

Así lo dio a conocer la historiadora y fundadora de Café Paradiso, Anarrella Vélez. Ella dijo que ese tipo de operativos «me parecen censurables, constituyen una agresión y un boicot a la cultura de nuestro país».

«Nosotros, mi esposo y yo, hemos creado un santuario para las artes, ese ha sido y es nuestro objetivo. Hemos creado un espacio en donde la creación es la meta, producción de pensamiento autónomo y crítico».

Finalmente, el operativo en busca de supuesta droga solo encontró libros y pensamiento autónomo y crítico en el lugar.

Anarella Vélez: “Jamás me vi visitando a mi hijo privado de libertad”

En otra nota, entre sonrisas y algunas lágrimas Gloria Anarella Vélez Osejo contó  a Tiempo Digital sus mayores placeres, alegrías y tristezas.

Anarella Vélez es una reconocida catedrática de la UNAH, historiadora, ensayista y promotora cultural sin dejar de mencionar que es feminista.

Una mujer que desde niña estuvo rodeada del conocimiento, poesía y sobretodo de mucho amor.

Criada en un hogar de padres médicos, Anarella decide no seguir esta línea y se adentra en el estudio histórico.

Es hija de Gloria Osejo, doctora hondureña y su padre es Sergio Vélez, un médico mexicano.

De los buenos recuerdos de infancia, destaca la extraordinaria relación con su hermano gemelo y eterno compañero de travesuras.

Seguir leyendo la entrevista exclusiva: Anarella Vélez: “Jamás me vi visitando a mi hijo privado de libertad”

Asimismo, Anarella es la exquisita docente que se pasea por la UNAH con sus libros y su mascota.

Ella habló de su madre quien le inculcó el pensamiento feminista y su nana la visión rural de la cultura.

Pero también de su más reciente tragedia, la vinculación de su hijo Rigoberto Andrés al crimen de un abogado. El defensor de los imputados por unas adquisiciones hechas por el Ministerio de Salud.