TEGUCIGALPA, Honduras. – El bullying es una palabra inglesa que denomina al acoso u hostigamiento escolar.

No obstante, el bullying está compuesto por la voz “bully” que quiere decir “matón” o “peleón”, más la terminación “ing” que indica la acción o el resultado de la misma.

Sin embargo, el bullying puede ser de tipo psicológico, verbal, social o físico.

En este sentido, este atroz problema es muy común en los barrios, colonias, escuelas y colegios de Honduras.

Según José Martínez, psicólogo, experto y estudioso en el tema del acoso escolar, el 6 % del alumnado hondureño es víctima de este fenómeno.

Además, Martínez advirtió que “es preciso tratar el bullying con prudencia y no ver fantasmas donde no los hay”.

Sin duda, el bullying ha dañado por muchas generaciones a la población hondureña

«El acoso escolar no es un problema nuevo ni aislado. Lo primero que hay que hacer en estos casos es identificar a la víctima y el agresor», agregó Martínez.

Cabe destacar, que el agresor que se empeña en provocar e intimidar a sus víctimas presenta dificultad para ponerse en el lugar del otro.

También, vive una relación familiar poco afectiva, y tiene muy poca empatía.

Las víctimas son personas que no disponen de recursos o habilidades para reaccionar, ya que son poco sociables, sensibles y frágiles.

Según los expertos criminalistas y psicólogos, un niño puede ser autor de Bullying, cuando solo espera y quiere que hagan siempre su voluntad.

Además, le gusta probar la sensación de poder, cuando no se siente bien o no disfruta con otros niños.

El bullying en las escuelas hondureñas

El bullying escolar, se lleva a cabo cuando el agresor sufre intimidaciones o algún tipo de abuso. Esto puede ser en su casa, en la escuela o en la familia. También cuando es frecuentemente humillado por los adultos, o cuando vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades.

Por estas razones, los niños que son agredidos sufren un golpe tremendo en la mente.

La socióloga Mariela Sandoval, explicó que:

“Una persona que ha recibido abuso por medio del bullying tendrá temor siempre. También tendrá una mala relación con sus compañeros”.

El desarrollo tecnológico permite que las repudiables acciones de bullying queden registradas en cualquier cámara.

Uno de los casos más escalofriantes de bullying en Honduras fue el de un joven de 14 años. El muchacho sufrió un acto de violencia extrema en una fiesta.

El estudiante fue agredido con un palo de golf en dicha fiesta.

Tras recibir varios golpes con el palo de golf, fue arrojado en una calle por sus agresores.

Este comportamiento cruel lo mantuvo al borde de la muerte.

La víctima, al igual que los jóvenes agresores, eran estudiantes de tres escuelas bilingües.

Este caso mediático se esfumó de la atención pública y quedó en la impunidad, ya que no fue penado.

¿Sabías que existe una ley que penaliza a las personas que practican el bullying en Honduras?

Esta ley es conocida como la ley antibullying y fue aprobada el 23 de octubre del 2014.

Según el Código de la Niñez, los menores entre 12 y 18 años son infractores de esta ley.

La ley en contra del bullying en Honduras, prohíbe a los medios de comunicación revelar la identidad de los menores involucrados en hechos como estos.

Si un caso es tipificado como “asesinato en su grado de ejecución de tentativa”, los presuntos responsables podrían ser encarcelados. Si sus edades oscilan entre los 16 años y no han cumplido los 18, enfrentarían una pena de ocho años.

Y si los protagonistas tienen edades entre 12 y 14 años, estarían detenidos en centros especiales de adaptación social, cumpliendo tiempos de entre tres meses y cuatro años.

A pesar que existe una ley en contra del bullying en Honduras, hasta la fecha no se conoce ningún caso que las autoridades hayan penado a un agresor.