“Solo quiero recuperar mi vida”: confesiones de Britney Spears ante jueza que analiza su tutela legal

365
Britney Spears
Actualmente el padre de la cantante, tiene el control casi absoluto de la carrera de la estrella.

REDACCIÓN. El miércoles, Britney Spears le dijo a una jueza de Los Ángeles que durante los últimos 13 años la drogaron y la obligaron a trabajar en contra de su voluntad, además impidieron que se quitara un dispositivo anticonceptivo, mientras le suplicaba a la corte que pusiera fin al control legal de su padre sobre su vida.

La artista se encontraba en una batalla legal, para pode recuperar el dominio de su vida, pues en la actualidad, su padre es su tutor legal.

«He estado en negación. He estado en estado de shock. Estoy traumatizada”, dijo Spears, de 39 años, por medio de una llamada telefónica que fue transmitida durante una audiencia ‘Solo quiero recuperar mi vida’», manifestó la famosa cantante.

Según varios medios internacionales, hay que haber llegado a un punto sin retorno para plantarse delante de una juez y decir que tu padre «debería estar en la cárcel».

Bajo el dominio de su padre  

La estrella del pop lleva trece años bajo la tutela legal de su padre, James Spears, de 68. Esta circunstancia le permite a la artista seguir actuando, ingresar buenos dividendos –su fortuna se calcula en 60 millones de dólares– y mantener a todo un equipo.

Pero está incapacitada para tomar importantes decisiones, algunas tan elementales como elegir un corte de pelo o cuándo se hace la manicura, y otras trascendentales como ser madre de nuevo. Tiene dos hijos, Sean y Jayden, fruto de su matrimonio con Kevin Federline, que tiene la custodia de ambos.

El drama de la cantante arranca en el 2008, momento en que su padre logró que le dieran toda la responsabilidad sobre la vida de su hija, por los problemas psicológicos y abuso de las drogas que sufría Spears, lo que la hacía vulnerable a sus caprichos y a los depredadores. Una grave crisis a finales del 2007 precipitó la toma de esta medida, que en principio se consideró temporal, pero que con el tiempo se volvió por así decirlo «permanente».

Desde que la cantante perdió su libertad, surgió un movimiento global bajo la etiqueta #FreeBritney. Más de un centenar de personas exigían que le devolviera a la también  actriz el poder volver a tener el control de su carrera y de su vida.

Lea además: Lo que no puedes hacer si quieres ser bailarín de Britney Spears

Quiere ser libre 

El debate va más allá de la situación concreta de Spears. Muchos se cuestionan esa tutela, por lo general aplicada a personas que no se pueden valer por sí mismas debido a graves enfermedades o demencia. Ella ha continuado en los escenarios incluso contra su voluntad, según medios internacionales.

«Necesito ayuda, rogó Spears a la juez en su solicitud de que se la libere de inmediato del yugo paterno, sin que sea precisa una nueva evaluación. “Mi padre y cualquiera implicado en esto debería ir a la cárcel», insistió.

Sostuvo que mintió en aquellas veces que aseguró estar feliz. «No lo soy, no puedo dormir, es una locura, estoy deprimida, lloro cada día”, reiteró. “Mi padre adora tener el control, hacer daño a su propia hija. La tutela me causa más dolor que mejora”, expresó la celebridad.

“Este denominado equipo me impide ir al médico y que me saque el DIU. Quiero poderme casar y tener un bebé, pero con la tutela me dicen que no”, lamentó.

A pesar de sus relatos, la juez no levantó la tutela y le indicó que debe formular otra petición. Pero elogió la valentía de Britney Spears y “dar este paso adelante y compartir tus pensamientos”.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.