Brasil ya había elegido a Tite como reemplazante de Dunga

El director técnico del Corinthians, Tite, fue invitado para hacerse cargo de la selección de Brasil

459

Apenas Dunga fue despedido, un jet de la Confederación de Fútbol de Brasil se apresuró hacia San Pablo para trasladar a Tite hasta Río y ponerlo cara a cara con el presidente de la entidad, Marco Polo del Nero. Cerca de las nueve de la noche comenzó la tan ansiada reunión, que duró más de tres horas. Todo, a puertas cerradas y herméticamente custodiado.

La intención de la CBF, está claro, era poder anunciar al nuevo entrenador segundos después de dicho encuentro. Entendían como toda una señal que el aún técnico de Corinthians haya aceptado viajar con esa prisa hasta Río, para ponerse al frente de Del Nero, de quien es abiertamente crítico y contra el que publicó una carta, pidiendo su renuncia como presidente del fútbol, seis meses atrás.

copa-america-2016-2220080w620

Pero las horas fueron pasando y, a pesar de que algunos se entusiasmaron cuando parte del personal de la CBF comenzó a cambiar de lugar algunos banners del salón principal de la sede, Tite salió raudamente y en silencio, dejando mudos a varios, decepcionados a otros.

No es intempestivamente que actúa el DT de Corinthians, el preferido de la mayoría del «pueblo futbolero» brasileño. Por eso, y a pesar del apuro de la cúpula de la CBF por sellar de una vez el vínculo, prefirió la cautela. Una nueva reunión -aún sin fecha confirmada- será llevada a cabo entre ambas partes. «Fue una buena charla, pero las dos partes volverán a encontrarse en la brevedad para definir el asunto», dijo Douglas Lunardi, director interino de comunicación de la confederación.

Si bien las chances de que Tite sea el nuevo entrenador de Brasil siguen siendo muchas, Del Nero no está muy feliz al no haber podido lograr su objetivo. Sobre todo, teniendo en cuenta que faltan 51 días para los Juegos Olímpicos, y la selección necesita un técnico que los ayude a conseguir la inédita medalla dorada.

Tite, por su parte, tendrá hoy una reunión con Roberto de Andrade, presidente de Corinthians, para ir definiendo su situación. El mandamás del Timao pugna por mantenerlo en su puesto, pero el círculo interno del entrenador gaúcho (su hijo Matheus, que es su auxiliar, y Cleber Xavier, su mano derecha) cree que después de decirle dos veces que no a la selección, llegó el momento de aceptar.