Pastores recibirán bono: aseguran que el gobierno se los ofreció

341
Bono a pastores
El expresidente de la Confraternidad Evangélica confirmó que el bono para los pastores fue un ofrecimiento del gobierno, como parte de sus proyectos de ayuda social.

TEGUCIGALPA,HONDURAS.  El pastor Alberto Solórzano, expresidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH), confirmó este día que el gobierno les ofreció un bono para los religiosos mayores de 60 años en calamidad doméstica.

El representante de la Iglesia Evangélica comentó que este ofrecimiento vino por parte de las autoridades del gobierno como parte de su «política social» con los sectores de la sociedad y también incluye a la Iglesia Católica .

Bono para los pastores

Solórzano destacó que el «bono» por parte del gobierno sería para los líderes mayores de 60 años de edad que lo necesiten. Después de analizarlo como organización religiosa, la CEH mandó una nota aceptando la propuesta.

El pastor aclaró que el bono sería de 1,500 lempiras por un tiempo de 3 meses y será de entrega personal a los líderes religiosos y no para las iglesias.

Además, enfatizó que el ofrecimiento gubernamental forma parte de las políticas para apoyar a los sectores de la sociedad golpeados por la pandemia del COVID-19.

Se estima que son unas 15 mil iglesias evangélicas en todo el país, pero no se conoce con exactitud cuántos son los pastores que aplican al bono.

Lea también- Nueva Zelanda: niños extranjeros varados por COVID-19 irán a la escuela

Ataques en redes sociales

Alberto Solórzano lamentó la serie de ataques recibidos como iglesia a través de las redes sociales. Destacó que todos los sectores de la sociedad de una u otra forma han recibido ayudas o prerrogativas por parte del gobierno.

A lo que añadió que las organizaciones religiosas no han seguido operando y siguen teniendo gastos de administración. Uno de los principales detractores fue el exfiscal Edmundo Orellana que publicó en Twitter:

“Rechazo por repugnante la iniciativa. Los impuestos son para lo prioritario en la pandemia y para después, no para pagar jubilación a quienes, además, mandan a la hoguera eterna a los que no son de su confesión. Inoportunos e inescrupulosos estos, supuestos, “hombres de Dios”.