Fin a los rumores del verano. Lebron James jugará en Los Ángeles Lakers. El alero ha firmado un contrato de 154 millones de dólares para las próximas cuatro temporadas, según ha anunciado su agencia de representación.

Los representantes de James han estado el fin de semana en California para reunirse con los equipos interesados en firmar al ya ex jugador de los Cleveland Cavaliers. Lakers, Sixers y Nuggets han sido los más interesados, y finalmente LeBron ha elegido al equipo del Staples Center.

Los Lakers también están intentando conseguir vía traspaso a Kawhi Leonard, alero de los San Antonio Spurs de Pau Gasol y uno de los mejores jugadores de la liga.

Ahora mismo tienen un equipo de jóvenes promesas, como Lonzo Ball, Josh Hart, Brandon Ingram y Kyle Kuzma. Pero la contratación de Magic Johnson como General Manager ha reflotado las esperanzas de la franquicia; que lleva sin disputar los Playoffs de la NBA desde la temporada 2012-2013.

La elección de LeBron, además de a la parte deportiva, está ligada a la parte histórica. Jugará con el número 23, el número de Michael Jordan. El ex jugador está en el pabellón en el que son leyenda Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar y Kobe Bryant.

Un desafío enorme para un jugador que lo ha hecho todo en la Liga, que volvió por segunda vez a su Cleveland natal. Esto para ganar un anillo y que ahora se enfrenta a su propio legado. Ganar podía haber sido más fácil en otro equipo, pero seguramente no hubiese sido igual que devolverle la gloria; a una franquicia histórica como los Lakers.