Bolivia: Marchas por fraude electoral; Evo a la espera de los votos rurales

261
Miles de manifestantes denuncian fraude electoral en favor de Evo Morales.

La Paz. Miles de manifestantes en Bolivia salieron este martes nuevamente a las calles luego de que un conteo preliminar de votos mostró un triunfo en primera vuelta del presidente Evo Morales, lo que desencadenó disturbios y acusaciones de fraude de otros candidatos.

La publicación de los resultados y las denuncias de la oposición de una manipulación de votos provocaron una protesta de muchos bolivianos que, en las últimas horas del lunes, incendiaron oficinas electorales en tres ciudades, incluida Potosí.

Sin embargo, un recuento oficial del martes mostraba una ventaja menor del presidente Evo Morales. Tenía con el 44% de los votos frente al 40% de su adversario Carlos Mesa. Este registraba casi 84% de los sufragios escrutados, anticipando una segunda vuelta.

Para evitar un balotaje, Morales, quien compite por un cuarto mandato presidencial consecutivo, necesitaba como mínimo el 40% de los votos y una ventaja de 10 puntos sobre su competidor más cercano.

Derriban estatua de Chávez

Imágenes transmitidas en redes sociales y la televisión local mostraron a los manifestantes derribando una estatua del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez en la ciudad de Riberalta, y batallas entre la policía y jóvenes enmascarados en medio de gases lacrimógenos.

Debido al temor a que la revuelta se prolongue, se formaron largas filas de clientes en gasolineras y supermercados, lo que impulsó a asociaciones locales de alimentos y energía a declarar que no había escasez de suministros.

Los disturbios son una importante preocupación en Bolivia. Durante años ha tenido un largo período de estabilidad política bajo el liderazgo de Morales. Evo es el primer presidente indígena del país y el líder que más tiempo lleva en el poder en América del Sur.

Votos rurales

Morales, presidente desde 2006, no ha hecho ninguna aparición pública desde que declaró su victoria el domingo por la noche, incluso cuando tres recuentos de votos preliminares, uno de ellos el del Tribunal Supremo Electoral (TSE) del Estado, reflejaron que probablemente se vería obligado a enfrentarse contra Carlos Mesa en una segunda vuelta.

Morales dijo que confiaba en que los votos de las zonas rurales le darán una victoria absoluta.

El TSE había dicho el lunes por la noche que Morales tenía una ventaja de 10 puntos sobre Mesa. La cifras la dio tras retomar el conteo preliminar más rápido, luego de una pausa de casi 24 horas. El «receso» ocasionó preocupación de los veedores y gobiernos extranjeros.

Mesa declaró que no reconocería el resultado, mientras que el organismo de control oficial, la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo que el brusco cambio en el resultado desde el domingo fue “inexplicable”. Además, de un golpe a la confianza de los votantes en el proceso electoral.

Golpe de Estado en Bolivia?

Mientras la incertidumbre crecía el martes, el izquierdista Morales recurrió a Twitter. Les recordó a los bolivianos las altas tasas de pobreza bajo los gobiernos de derecho  en la década de 1990.

Conalcam, un grupo político afiliado a Morales, se refirió a los disturbios como parte de un golpe de estado. El plan, dijo fue organizado por la oposición de derecho. Luego  llamó a los partidarios a defender la “victoria” de Morales con movilizaciones pacíficas.

El ministro del interior de Morales, Carlos Romero, advirtió a Mesa y sus seguidores de que no alienten la violencia.