Barcos que contaminaron Roatán estaban bajo custodia de OABI

293
Los dos barcos hundidao en Roatán y que derramaron combustible, causando un enorme daño ambiental, estaban bajo custodia de OABI.

Los dos barcos que se hundieron en Roatán, Islas de la Bahía, el viernes anterior y que derramaron gran cantidad de combustible, causando un enorme daño ambiental, estaban bajo la responsabilidad y administración de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI).

La OABI, según analistas, debió prevenir las consecuencias de tener en el olvido dos embarcaciones y más con aceite y combustible.

Los entendidos estiman que el derrame en “Los Fuertes”, comunidad de Monte Placentero, se pudo evitar si esa dependencia hubiera cumplido con sus obligaciones como ente administrador.

Como se informó el sábado, el hundimiento de los barcos Buque EMPORIO y Buque AJ TRANSPORT se registró el viernes. Esas oxidadas y vetustas embarcaciones están  ubicadas en el muelle de concreto de la Base de la Policía Nacional de Honduras.

No obstante, de acuerdo a la ley, ambas embarcaciones estaban bajo la custodia de la OABI.

Ante el desastre desatado por la negligencia de funcionarios de la OABI, personal de la Secretaría de Gestión del Riesgo de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), apoyó en las labores de control.

Lo primero que se hizo fue aislar la zona utilizando una especie de cortina llamada «boom». Este procedimiento crea una especie de barrera que impide que esas sustancias sigan expandiéndose por la zona y pongan en riesgo la vida marina del sector.

Andy López, subcomisionado de Copeco en el sector, dijo a varios medios que: «se  logró extraer el 60 por ciento de sustancias derramadas. En esa operación hemos estado trabajando en conjunto con las autoridades de la isla y con miembros de Marina Mercante y Base Naval”.

El funcionario indicó que para dar respuesta al incidente –provocado por la incapacidad del personal de la OABI– se ha trabajado de forma conjunta con esta dependencia y la Secretaría de Seguridad.

Inspecciones: Buscan grietas en los barcos

El Departamento de Protección del Medio Marino de la Dirección General de la Marina Mercante, practicó también una inspección. Este día intentaron verificar o descartar la contaminación del medio marino y turístico.

Las autoridades no habían determinado si las embarcaciones poseen grietas y fisuras en las estructuras. Estas podrían ser una de las posibles causas de la filtración de hidrocarburos o sus derivados en el mar. Este  extremo deberá confirmarse mediante inspección sub marina, algo que debió haber hecho la OABI.

Te puede interesar: https://tiempo.hn/derrame-de-combustible-ensucia-un-eden-tropical-en-la-isla-rennell/

Dentro de las recomendaciones que se derivan de la inspección se encuentran la remoción de los remanentes del hidrocarburo. Esto previo a cualquier maniobra o la gestión para la remoción de los buques y la instalación de barreras al contorno de los buques.

Estudian impacto ambiental

Se informó que ayer, lunes, que personal especializado de COPECO seguía trabajando para verificar el impacto ambiental.

Trascendió ayer que las embarcaciones hundidas fueron abandonadas por la OABI en Roatán, Islas de la Bahía. Esta sería una de las posibles líneas de investigación del Ministerio Público.

SERIAS CONSECUENCIAS PARA LA VIDA

Científicos del sector insular manifestaron ayer que el hundimiento de las naves en las cercanías al muelle de “Los Fuertes”, comunidad de Monte Placentero, “podría tener consecuencias serias para la vida marina”.

Según se constató las dos embarcaciones, custodiadas en una base de Fuerza Naval, tenían varios meses de estar atracadas en la zona sin el cuidado requerido en este tipo de bienes incautados.

Ambientalistas y vecinos de Roatán expresaron ayer que la Dirección General de la Marina Mercante y la OABI eran las responsables de extraer todo tipo de combustibles y otros contaminantes y no lo hicieron.

Un conservacionista aseguró que la Marina Mercante había informado a organizaciones ambientalistas de la isla que esas embarcaciones hundidas “no tenían combustibles”.

Silencio oficial tras hundimiento de barcos

El caso se ha mantenido con hermetismo, al grado que ni los representantes del Instituto de Conservación Forestal (ICF) en Islas de la Bahía, se han pronunciado sobre este incidente.

Tampoco quisieron referirse al efecto nocivo que el derramamiento de combustibles tendrá para el Parque Nacional Marino Islas de la Bahía, una de las áreas protegidas más importantes en la costa atlántica del país.

Las embarcaciones hundidas muestran su evidente deterioro, algo que no vieron los de la OABI.

Según ecologistas de la zona insular los “buques abandonados (por la OABI, principalmente) son una amenaza significativa al ambiente”.