Barcelona: nuevas «supermanzanas» prohibirán carros

Se busca reducir la contaminación priorizando a los peatones.

822
supermanzanas
El diseño de la ciudad se presta para dicho proyecto.

ESPAÑA.- Con la implementación de las denominadas «supermanzanas», la mayoría de automóviles ya no serán bienvenidos en el centro de Barcelona a partir del año 2017.

Estas supermanzanas que la ciudad planea crear, no son más que una combinación de 12 manzanas (una manzana equivale a 10 mil varas cuadradas) que dan prioridad y favorecen al tránsito pedestre. El tráfico automotriz será prohibido de hasta 120 intersecciones en toda la ciudad, obligando así a los conductores a viajar alrededor de las llamadas supermanzanas.

En las manzanas designadas para el proyecto, los peatones y ciclistas tendrán prioridad y los únicos carros permitidos serán aquellos pertenecientes a los residentes locales, quienes podrán circular respetando limites de velocidad bajos.

Las supermanzanas abarcarán el 60% del total de carreteras de la ciudad, según explicó el director del proyecto, Salvador Rueda. «La idea es darle prioridad a los peatones en las calles de la ciudad», agregó.

Primeras Supermanzanas

supermanzanas
Las líneas negras simbolizan el tráfico normal de autos. Las verdes, en el nuevo diseño, el tráfico exclusivo para locales.

El proyecto recibirá diez millones de dólares de fondos por parte del gobierno de la ciudad. Las primeras supermanzanas se crearán en el distrito de San Martí. Para ayudar a la población a viajar sin necesidad de automóviles, el plan contempla la creación de 124 millas de carriles para bicicletas.

Al limitar el tráfico de carros, el plan ayudará a reducir la contaminación en el aire de la ciudad. «En años recientes, Barcelona ha sobrepasado los limites de contaminación establecidos por el gobierno español», explica Rueda.

Un aproximado de 1,200 muertes podrían ser prevenidas anualmente en Barcelona si se llegasen a alcanzar los limites de contaminación impuestos por el gobierno, según la Agencia de Epidemiología Ambiental de la ciudad.

Rueda estima que la contaminación se reducirá en un 300% con este plan.

Según Rueda, el plan solamente requerirá cambios mínimos en las calles de la ciudad- la mayoría involucra designar ciertas calles para el uso exclusivo para el tráfico local y cambiar la señalización.

Rueda asegura que la idea de su equipo a futuro es expandir aún más las supermanzanas, para lo cual, por supuesto, se necesitaría un presupuesto de mayores proporciones.

«Pero por los momentos», concluye, «con prohibir los carros será suficiente».