Azacualpa: Campaña de odio se suma a conflicto por mina de oro sobre cementerio

659
“Denunciamos que más que una campaña sucia, existe una campaña criminal en contra de nuestras organizaciones y sus principales liderazgos”, agregó el documento.

Tegucigalpa, Honduras- Diferentes Organizaciones de Derechos Humanos denunciaron mediante un comunicado, una campaña de odio gestada en su contra por parte de MINOSA y autoridades municipales de la Azacualpa, Copán.

La Asociación de organismos no Gubernamentales (ASONOG),  el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) y el Centro de Investigación y Promoción de Derechos Humanos (CIPRODE), exigieron que se les respete el derecho humano a la soberanía comunitaria y la cultura a los pobladores de la Unión.

“Denunciamos que más que una campaña sucia, existe una campaña criminal en contra de nuestras organizaciones y sus principales liderazgos”, agregó el documento.

Estas organizaciones condenan a través del documento la acción de la corporación municipal, quien emitió un carta declarándolos no gratos. Mismo que, según el comunicado, cuenta con la firma del alcalde Víctor Hugo Alvarado López.

Lea También: Azacualpa: Pobladores arriesgan su vida en defensa de sus tumbas

Asimismo, denuncian las amenazas contra miembros de sus organizaciones y “la complicidad del Ministerio Publico (MP), CONADEH, Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, por que han permitido la destrucción del cerro El Cementerio”.

Además, señalan a las autoridades de tener un concepto acomodado de desarrollo. “Una visión entreguista de los recursos que le pertenecen a la colectividad de la población y de exigencia a la población que se conforma con las migajas y el despojo que provoca está empresa”, agregó el documento.

Por otra parte estas organizaciones plantean algunos de los daños que ha causado la actividad minera de la empresa Minerales de Occidente S.A. en las comunidades de la Unión.

  1. Debido a la contaminación se han perdido 14 fuentes de agua en la zona (Estudio de CESPAD)
  2. Existe desde 2012 una prohibición de la población de La Unión para que la minera explote el territorio del cementerio (confirmada en Cabildo Abierto en 2015).
  3. La comunidad, en años anteriores, ha sostenido protestas por más de 30 días y tomas de carreteras por más de 10 días. Esto como una forma de expresar su oposición a la exhumación de cadáveres.
  4. La empresa ha actuado a sus anchas porque existe una historia de complicidad e impunidad de las autoridades.

Lea También: Honduras: Conato de violencia en una mina de Azacualpa, Copán

Responsabilidad de cualquier ataque

Representantes de organizaciones de derechos humanos, Wilfredo Méndez, José Ramón Ávila y Victor Fernández

ASONOG, el MADJ y CIPRODEH responsabilizan, según el documento, a MINOSA y las autoridades de cualquier ataque contra los pobladores e integrantes de sus organizaciones.

Además, reiteran su compromiso de seguir luchando por la defensa del cerro El Cementerio. Mismo que data desde hace 200 años y es considerado patrimonio cultural de la comunidad.

Origen del Conflicto

La empresa MINOSA tiene aproximadamente 15 años de estar realizando explotaciones mineras en la zona. Cabe añadir que una parte de la población está de acuerdo porque esta actividad representa su fuente de empleo.

Con carteles, pobladores se plantan frente a las tumbas para evitar la exhumación en Azacualpa

Según estudios geológicos, el cerro posee un yacimiento de Oro de más de 300 onzas por tonelada métrica.

Esto ha provocado un conflicto de intereses entre los pobladores que no quieren permitir la exhumación de los cadáveres.

Más de 3,000 empleos se perderían si cierran operaciones mineras de esta empresa que tiene más de 15 años de trabajar en la zona

¿Más de 3,000 empleos se perderían?

Esta empresa, genera más de tres mil empleos en la zona. La actividad minera es una de las principales fuentes de ingreso en el municipio de la Unión. Minosa ha permitido que le concesión una área de más 3,000 hectáreas.

Las autoridades municipales han declarado no gratas a varias organizaciones defensoras de derechos humanos y recursos naturales. Esto bajo el argumento que se oponen al desarrollo.