TEGUCIGALPA- HONDURAS. Mexcelenia Arias es un ama de casa de 50 años que se ha dedicado a vender comida aprovechando su don para cocinar y darle buena sazón a los alimentos. Ella es la séptima de once hermanos. Hija de dos comerciantes, originaria de Langue, Valle, Choluteca.

Doña Mexce, como popularmente le llaman, es madre de tres hijas y actualmente enfrenta un duro proceso de recuperación. Se recupera de la tercera operación en su lucha contra el cáncer.

La valiente mujer es sobreviviente de cáncer de mama, enfermedad que se le diagnostico en 2013. Mismo año en el que fue sometida a una mastectomía radical en su mama izquierda. También, se le indicó el tratamiento de quimioterapia oral (Nobaldex).

Dos años después fue diagnosticada con cáncer de pulmón. Según los médicos que conocen su caso, este cáncer no tiene nada que ver con el de mama (un segundo primario). En este segundo proceso se le realizó una cirugía para extraer el tumor encontrado en la parte inferior de su pulmón izquierdo.

Una cirugía de alto riesgo y muy invasiva. Tras cinco horas de cirugía y una incisión de 32 puntos, inicio nuevamente la lucha contra este enemigo silencioso.

Al recuperarse de la cirugía la fémina recibió quimioterapia por seis meses.  Proceso en el que según su relato sufrió escalofríos, nauseas, cambios de humor, pérdida de apetito y de su cabello. De igual forma detallo que la terrible enfermedad afecta mucho el estado de ánimo, el paciente experimenta tristeza y frustración en muchas ocasiones.

Dios ha sido mi fortaleza

“Dios ha sido mi fortaleza en este duro proceso de lucha”, manifestó con lágrimas en sus ojos, “Solo Dios puede curar esta enfermedad, el me dará sanidad, nunca lo he dudado”

“Mi esposo, mis hijas, mi familia, hermanos de la iglesia y varias personas de buen corazón me han apoyado en esta lucha”. La Familia asiste a la iglesia Hermanos en Cristo ubicada en la Víctor F. Ardon de Tegucigalpa, donde han recibido apoyo económico y moral.

Los hermanos de la iglesia la describen como un ejemplo a seguir por su inquebrantable fe. “Pese a todo lo que ella ha pasado su fe va más allá del sufrimiento físico. Ella nunca ha dudado que Dios la va a sanar”, dijo Angélica Girón, supervisora de la célula de fe que coordina doña Mexce.

Una de sus hijas relató, “lamentablemente la mortal enfermedad se niega a abandonar el cuerpo de nuestra amada madre. Quien desde el principio ha tenido la fe en Dios que recibirá sanidad y ha luchado cada momento, minuto y segundo aferrándose a la vida con todas sus fuerzas”.

La enfermedad persiste

Este año ella fue nuevamente diagnosticada con cáncer de pulmón, esta vez se trata del mismo cáncer que ha resistido al tratamiento. Por lo que se le realizo una Lobectomía radical en el lóbulo inferior izquierdo de su pulmón izquierdo.

Cabe señalar que este tercer procedimiento quirúrgico ha sido el más difícil de todos. No solo por saber que el cáncer sigue allí. Sino también porque debido a los procesos anteriores, (medicamento y quimioterapia), la salud de ella se ha complicado. Pues ahora tiene hipertensión arterial y diabetes. Situación que alargo el tiempo de recuperación de su última cirugía.

Asimismo, su esposo don José Maradiaga, añadió que ha sido muy duro como familia saber que el cáncer sigue allí, después de todos estos años de lucha. Para mí es muy difícil verla sufrir no poder hacer nada, quisiera cambiar con ella y sufrir yo en su lugar, lamento con tristeza en su rostro.

Se realizó estudio en México

Para combatir de manera efectiva la enfermedad, la doctora Zabala (Médico tratante en Hospital San Felipe) sugirió realizar un estudio en México. Esto para determinar donde exactamente está localizado en cáncer, pues la biopsia señala que sigue allí.

“Realizando colectas y actividades como familia hemos costeado todo hasta este punto”, señaló  don José. Pero debido al alto costo del tratamiento indicado, nos vemos obligados a seguir tocando puertas, lo que nos ha llevado a personas como usted de buen corazón que se preocupan por ayudar al prójimo sin distinción de sexo, raza, región u orientación política, puntualizó.

El medicamento indicado a doña Mexce se llama Iressa, con un costo de 66,086.76 mil lempiras. Medicamento que ella debe tomar hasta el último día de su vida. Pues hasta el momento no se ha podido encontrar la cura de la enfermedad. Según Zavala, con estas pastillas ella tendrá una mejor calidad de vida y se evitara que el cáncer se siga extendido en su cuerpo.

¿Cómo ayudar?

Doña Mexcelenia está solicitando la ayuda de personas de buen corazón para poder pagar el alto costo del medicamento. Pues por indicaciones médicas se vio obligada a dejar su negocio de comida y estar en reposo total.

Para apoyarla usted puede hacer su donación a las cuentas 214260147209 de banco de Occidente a nombre de Mexcelenia Arias Avila o a 200006951421 de FICOHSA a nombre de Gustavo Enrique Durón Torres. También puede comunicarse a los números 8981-8838 y 3175-8012 para apoyar las actividades que realiza la familia para recaudar fondos.