Aviturismo: la diversa magia de las aves que deleita en regiones hondureñas

406
Un ave llamado Coa. Fotografía tomada por Isis Castro.

Honduras Travel Expo: próxima feria virtual internacional en la que será expuesto el país como destino. y el tema de aviturismo y su importancia está en la palestra.

Así lo confirmó la Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO), que estará participando y darán la charla «Honduras: un destino para el aviturismo”. Pero por qué es tan maravilloso el mundo de la observación de aves y qué ofrece a quién lo practica.

Cuando algunas personas piensan en el tema, creen que sólo se trata de ver aves, pero no. Se trata de entrar a un mundo natural increíble y conocer, según las zonas que visite a lo largo y ancho del territorio nacional, más de 700 especies de colores y diferentes comportamientos.

Según el escritor y experto Robert Gallardo, creador del libro Aves de Honduras son 770 aves las que hay en el país entre nacionales y migratorias. La plataforma mundial Ebird contabiliza un par de decenas menos, pero no cambia la abundancia y riqueza en el tema, ya que puede incluso, acercarse a las 800 que aún no están registradas.

En entrevista con la licenciada Isis Castro, observadora experimentada de aves y gerenta de Choose Honduras, que «en la medida que el aviturismo crezca, es probable que se encuentren más aves. Por ejemplo, en La Mosquitia unos exploradores pudieron avistar al «Semillero nicaragüense», una que sólo se creía ver en Nicaragua». Es por eso que la actividad es una verdadera aventura de descubrimiento.

La experta señala que por la ubicación geográfica de Honduras, en Centroamérica, le permite tener aves migratorias de Norteamérica y algunas de Suramérica. Dentro de la nación también hay algunas que no viajan de occidente al Norte. Eso depende de las condiciones geológicas y físicas de las regiones.

Sin embargo, es claro que hay otras que se movilizan entre varios departamentos, son encantadoras. Los horarios más recomendados para verlas es al amanecer y al atardecer, que se posan en las copas de los árboles.

En la siguiente tabla, de Ebird, se refleja la cantidad de especies que circulan entre sí en diferentes regiones de Honduras. Con sus imparables alas van de una montaña a otra. Se puede mencionar a Panacam, la Montaña de Santa Bárbara, Sierra Nombre de Dios y Pico Bonito, en Atlántida. También en La Tigra (Francisco Morazán) y así sucesivamente.

Las casi 800 aves que hay en el país vuelan de un lugar a otro, aunque hay muchas estacionarias, por eso la diversidad en la nación y han sido documentadas (en otras palabras, han sido vistas).

El aviturismo: una práctica ideal durante cuarentena y postpandemia

Isis Castro explica que el alucinante mundo de la observación de aves puede practicarse desde su casa, ya que hay pájaros que hay a las ciudades y por ende a las colonias y barrios.

Incluso para la salud emocional es adecuado, ya que la persona «puede ver como las aves se jactan. Ejemplifica a las palomas de castilla, que se adaptan a la urbanización. También  escuchar el canto de las aves, eso sirve como una distracción natural».

La entrevistada reflexiona que otra de las ventajas para ver a las aves mientras el ser humano está en casa es para valorizar que ningún animal es «para estar enjaulado». Además, puede ver los procesos de apareamiento, que es la temporada actualmente. Las aves se ven desde un patio, parque o desde la ventana de su casa y es gratificante.

Otro detalle es que no es una actividad de alto riesgo de contagio. Esto, porque «la observación de aves no se hace con grupos grandes y se aplica el distanciamiento social en espacios abiertos» como los mencionados antes. Además, «los binoculares y el resto del equipo que se usa no se pasa entre las personas», señala la también guía de aviturismo.

Sobre las edades, a Honduras vienen personas de países como Estados Unidos y Canadá que son avistadores de la tercera edad. También es una actividad practicada por jóvenes.

Dentro de la plática con Isis Castro, ella da un consejo importante para usted cuando haga aviturismo, no debe faltarle un libro que hable de las especies, esto le ayudará a ampliar su conocimiento cuando esté viendo a los distintos pájaros.