COMAYAGUA. Una avioneta de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) se accidentó esta mañana en un edificio de la base aérea militar Soto Cano, más conocida como Palmerola.

Preliminarmente, se informó que el avión tipo Let-410, matrícula FAH-322, se estrelló mientras hacía una pruebas en el edificio R25 de Palmerola, en la zona central de Honduras. Además, se indicó que en el avión militar se trasportaban tres tripulantes, quienes resultaron heridos de forma inmediata.

Lea también: Pasajeros salen ilesos tras volcamiento de busito en carretera salida a Tela

Se detalló que el capitán de la aeronave falleció y respondía a los apellidos de Flores Meraz, mientras que copiloto el teniente Banegas Corea, logró sobrevivir.

Se dijo que al capitán, los paramédicos de la base aérea le estaban dando reanimación, pero fue imposible salvarlo, mientras tanto, el copiloto Banegas Corea se encuentra estable. En relación a la tercera persona, no se han dado mayores detalles de quién se trate.

Asimismo, no se ha informado sobre su estado de salud, por lo que se está a la espera de pronunciamientos. Sobre las causas que habrían provocado el hecho, las autoridades de la base aérea, indicaron que se está investigando para poder brindar un informe.

Momento de tensión en Palmerola tras accidente aéreo
Momento de tensión en Palmerola tras accidente aéreo la mañana de este miércoles. 

Accidentes aéreos en Honduras

Al menos tres incidentes de aeronaves se han registrado en el aeropuerto internacional de Toncontín. Esto, durante los últimos años que solo han dejado daños materiales.

Desde problemas de despegue, salida de aviones de la pista hasta choques. Todo esto, son parte de los percances reportados. Que por fortuna no han cobrado la vida de ninguna persona. Quienes se han llevado un susto y otras quedan traumadas. Esto, al grado de decidir no volver a tomar un vuelo que salga o aterrice en este aeropuerto.

Sin duda alguna, los aterrizajes en Toncontín no son aptos para cardíacos. En lo anterior, los pilotos de las aerolíneas comerciales que operan en el aeródromo del territorio hondureño deben contar con la pericia suficiente. Esto, para lograr el descenso sin que se le acabe la pista aérea que tiene una longitud de casi 2,000 metros.

Prueba de ello, son los aplausos que reciben el capitán del avión. Esto, al igual que los asistentes de vuelo de la aeronave cuando esta ha tocado tierra. Mientras que otros elevan sus plegarias al cielo en agradecimiento a Dios.

Recientemente, Toncontín ha estado en el ojo del huracán no solo por la tragedia suscitada en mayo de 2008; cuando el vuelo 390 de Taca se salió de la pista y fallecieron cinco personas.

Sino también por situaciones como esta por lo que se había anunciado su cierre para dale paso a Palmerola; como el nuevo aeropuerto capitalino, aunque al final se determinó que quede habilitado para vuelos locales.