Autoridades panameñas cierran fábrica por presunto contrabando de cigarros

1612

CIUDAD DE PANAMÁ- La Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá procedió al cierre temporal de la empresa Overseas United Inc., ubicada en Zona Franca de Albrook.

Esta empresa se dedica a la fabricación de cigarrillos exclusivamente para la exportación y fue cerrada por la autoridad aduanera con el propósito de realizar una investigación que determine por qué el producto que fabrica circula en el comercio local.

De acuerdo con declaraciones oficiales, la acción se ha ejecutado por motivo de supuestas prácticas de contrabando por parte de la compañía.

Vidal Del Mar, Subdirector Técnico de Aduanas manifestó que “No es posible que los cigarrillos que fabrica esta empresa, que son para exportación, estén por todas las calles del país”, agregando que “se encuentren a la venta en las provincias de Colón, Chiriquí y en todos los puestos de tiendas asiáticas”, como por ejemplo la marca «Elephant», entre otras lo que  significaría que la empresa no cumple con las normas de exportación que mantiene el Estado panameño.

Este operativo sorpresa, basado en la resolución 90020-4-514 AS de la Zona Oriental de la Autoridad Nacional de Aduanas, contó con la presencia del personal de la Dirección de Prevención y Fiscalización Aduanera (DPFA), la Secretaria General, el Administrador General de la Zona Oriental, asesores y un grupo de abogados. Además en el operativo participaron  funcionarios del Ministerio de Salud, Dirección Nacional de Migración y Ministerio de Trabajo.

Aurelio Rangel de la Dirección Regional Metropolitana de Salud también asistió al operativo para comprobar la salud del ambiente laboral en esta empresa ante algunas quejas realizadas por los empleados.

Overseas United, Inc. está establecida en Panamá desde el año 2011, y no cuenta con  permiso para comercializar sus productos en el mercado legal del país. No obstante, al menos dos de las tres marcas que producen son vendidas ilegalmente  en varios sectores del país.

Entre las marcas que manufactura esta compañía están Marshall y Silver Elephant, las cuales se posicionan entre las cinco marcas ilegales mayormente consumidas por el mercado fumador panameño.

Esta es la segunda ocasión en que la empresa es cerrada

El año pasado (2014), Overseas United Inc., fue clausurada temporalmente por órdenes del Ministerio de Salud, entre los meses de julio y septiembre, tras encontrar irregularidades en la composición química de los productos manufacturados y criaderos de mosquitos Aedes aegypti.

En este contexto existe además un antecedente a esta orden que fue una comunicación enviada por parte de la Gerencia de la Zona Franca de Albrook. En dicha comunicación se le solicitó a Overseas United Inc., el cese de operaciones y que abandone el territorio franco.

“‘Hemos recibido varias quejas por parte de nuestros clientes sobre malas prácticas y también otros reportes de instituciones relacionadas con este tema, por lo que hemos preferido pedirle a esta empresa que cese operaciones y abandone la zona”, indicó Eduardo Vallarino, Gerente General de la Zona Franca de Albrook.

La empresa también tiene prohibido, desde hace dos años, enviar contenedores con fines de exportación a la Zona Libre de Colón.
 
Comercio ilícito de cigarrillos en la Región

Reportes de la Cámara de Comercio de Guatemala indican que a este país ingresan cada año cerca de 3 millones de cigarrillos provenientes de Panamá, cuyas marcas son las mismas cuatro (Modern, Marshal, Silver Elephant, Nise) que fabrica Overseas United Inc. Ninguna de estas  marcas se comercializa legalmente en los países de destino final,  e ingresan  a los países de Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Honduras sin pagar impuestos y sin cumplir ninguna norma sanitaria.

Por otro lado, un  estudio elaborado por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, sostiene que este país se utiliza como centro logístico de reexportación de cigarrillos de contrabando que tienen como destino México, Guatemala, Colombia, Belice y Aruba.

Los análisis de esta organización también concluyeron que el 75% de fumadores panameños consume cigarros de contrabando por su accesibilidad y bajo costo.
Las pérdidas  para el fisco de los países centroamericanos oscilan en cifras mayores a los US$ 75 millones anuales.

Reportes del Ministerio de Economía y Finanzas indican que el fisco panameño pierde anualmente unos $100 millones producto de la venta ilegal de cigarrillos.