SPS: Municipales decomisan automóvil a vendedor de frutas

El carrito rojo de Fernando Paniagua Maglioni, con la paila siempre cargada de las más frescas frutas, es ya casi un icono de la ciudad

1063

SAN PEDRO SULA.-El carrito rojo de Fernando Paniagua Maglioni, con la paila siempre cargada de las más frescas frutas, es ya casi un icono de la ciudad. Ubicado por años a la par de un café que da a la circunvalación y a tan solo a una calle del legendario colegio La Salle,  Paniagua ha vendido fruta ahí ininterrumpidamente por años… eso hasta la tarde de ayer, cuando los policías municipales le decomisaron su famoso carro rojo.

Frutas y el carro rojo

Según declaraciones de Fernando Paniagua, los policías municipales le decomisaron el carro basados en el hecho de que su automóvil, por ser ya viejo y no encontrarse en la mejor de las condiciones, contaminaba el medio ambiente con sus emisiones. El auto permanece aparcado en el lado correcto de la calle todo el día y según reveló Paniagua, ni siquiera lo conduce en la ciudad más que para moverlo una cuadra, en donde lo deja cuando ya concluye con su venta de frutas del día. Y la razón por la que no lo conduce, es porque él padece de epilepsia. La naturaleza de dicha condición le hace imposible transportarse por su cuenta en un vehículo sin representar un peligro para él mismo y la población, por lo que debe usar los servicios de un taxi.

El carro rojo de Fernando Paniagua Maglioni, con la paila cargada de frescas frutas, fue decomisado por policías municipales.
El carro rojo de Fernando Paniagua Maglioni, con la paila cargada de frescas frutas, fue decomisado por policías municipales.

Por lo tanto, la acción de los municipales ha causado revuelo entre los sampedranos en las redes sociales. Especialmente, porque no se han mostrado parciales ni objetivos en su actuar. Por un lado, celebran y brindan ayuda en casos similares de ventas callejeras; por otro, se decomisan los implementos y se truncan los negocios de otros.

El hecho de que no parecen existir parámetros claros en cuanto qué tipo de negocio o comerciante callejero es sancionado o no por la policía municipal, abre el espacio a la especulación y genera malestar entre los ciudadanos. En el caso del señor Panigua, por ejemplo, se maneja el rumor en los comentarios de las redes sociales que el carro se le decomisó por la simple razón de que se ve mal en una zona plagada de franquicias internacionales de cafés y comida rápida.

«No me dejaron ningún papel y me dijeron que lo van a tener en la 20 calle. Me dijeron que vendiera en el suelo», dijo Fernando Panigua, mientras sus frutas permanecían efectivamente en la acera a la par de un café en donde se ha ganado la vida de manera honesta por años. «Que no me impulsen a hacerme delicuente», dijo desesperado el señor Panigua a un ciudadano que pasaba por la zona cuando le decomisaban su carro y que grabó el suceso con su celular.