TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un aumento salarial de 1,100 lempiras acordaron el sector público de Honduras y autoridades de Gobierno. Esto, para unos 28 mil burócratas a partir del mes de febrero de presenta año.

Además, según informó la secretaria de Finanzas, Rocío Tábora, se nivelará el salario mínimo promedio a más de dos mil empleados. El nuevo salario será de 9,433 lempiras para 2,400 empleados. De dichos trabajadores, unos 900 son permanentes y 1,500 jornales que hasta el momento tenían ingresos menores al salario mínimo promedio.

“Este es un principio de inclusión y equidad que nos pareció importante, el cual fue compartido con toda la dirigencia del sector trabajador”, manifestó Tábora. Asimismo, aseguró que lo más importante es haber logrado ponerse de acuerdo. «Demostramos que en Honduras podemos dialogar, podemos ponernos de acuerdo», sentenció la funcionaria.

Para el caso de jornales que ganan arriba o el salario mínimo, se aumentará 1,100 lempiras. Cabe recordar que los empleados públicos rechazaron la propuesta inicial del Gobierno de un aumento de 800 lempiras. En ese sentido Tábora recalcó que el impacto del reajuste será de unos 550 millones de lempiras.

Lea también: Pedro Barquero, director de la CCIC: Reajuste salarial no reducirá la pobreza

Otros beneficios

Miguel Mejía, miembro del Sindicato de Trabajadores de la Medicina Hospitales y similares (SITRAMEDHYS), aseguró que también acordaron otros beneficios, «va a haber una readecuación de deuda, para todos los empleados públicos».

Asimismo, aseguró que se creará un bono para vivienda para trabajadores del sector público. «Andan alquilando casa y no tienen dónde vivir dignamente», manifestó Mejía.

La reunión este lunes fue para discutir el ajuste salarial, la cual se extendió más de 11 horas. Sin embargo, el acuerdo de la negociación sólo tendrá vigencia por este año.

Por tal razón, como parte de las negociaciones se acordó discutir una fórmula; es decir, que pueda acompañar a futuro estos procesos. Esto, con fin de dar estabilidad y evitar que los empleados amenezcan con ir a paro de labores para adquirir sus derechos.