24 C
San Pedro Sula
viernes, septiembre 30, 2022

Trancazo de 110 lempiras: aumento “exagerado” en el precio del quintal de harina

La industria harinera de Honduras está compuesta por varios agentes económicos. El Molino Harinero Sula, propiedad de la familia Goldstein, es uno de esos agentes. Productos como el pan, básico en la dieta del hondureño, sufre los efectos de la grosera subida de precio

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El quintal de harina experimentó un exagerado incremento de precio, de 110 lempiras en una sola alza, lo que afecta directamente en el precio y los tamaños del pan y sus derivados, según denuncias de asociaciones que protegen los intereses de los consumidores.

Este aumento se hizo efectivo en el mes de abril, pero con él, otros productos base para la elaboración de pan experimentaron un alza significativa. En tal sentido, los panaderos se han visto en la obligación de subir el precio de los productos o, en su defecto, bajar los tamaños.

De acuerdo a Adalid Irías, presidente de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (ADECABAH), “110 lempiras es lo que puede aumentar un quintal de harina en tres años, de manera gradual”.

Irías, confirmó a TIEMPO Digital que, sumado al alto costo de la harina, se ven los aumentos al quintal de azúcar con 32 lempiras, la caja de manteca tuvo un incremento de 130 lempiras y la caja de levadura refleja un alza de 597 lempiras la caja.

El protector de los consumidores detalló que este tipo de aumentos tan altos nunca se habían visto en el país, puesto que son “exagerados”.

“Yo diría que a la harina le hubiesen aumentado 20 o 30 lempiras al quintal, el azúcar sí está bien, 32 lempiras es aceptable, pero la manteca 130 lempiras y la levadura casi los 600, es exagerado”, señaló Irías.

Adalid Irías, presidente de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (ADECABAH).

La industria harinera en Honduras

Un estudio sobre la promoción de la competencia establece que la industria harinera de Honduras está compuesta por varios agentes económicos.

El documento señala que en la cadena intervienen, principalmente, los molinos harineros y sus principales clientes, a los que venden directa o indirectamente.

Uno de esos factores claramente identificados, es el Molino Harinero Sula, propiedad de la familia Goldstein. El 95 por ciento de la producción de molinos como éste, la compran los panaderos, dice el documento.

Las marcas de Molino Harinero Sula son El Panadero, La Rosa, El Gallo, La Cumbre y Goose Down, según registros de la Comisión Para la Libre Competencia.

Del Molino Harinero Sula es ejecutivo el señor Antonio Guillén, quien está siendo investigado por la Dirección de Investigación Policial (DPI), por “administración fraudulenta”. El origen de la investigación es la compra irregular de un terreno de un millón de dólares en Tegucigalpa.

De hecho, el empresario Antonio Guillén fue interrogado recientemente en la sede de la DPI en San Pedro Sula.

Lea además: Precio de carne y pollo sube tres lempiras; culpa de los productores chapines, dicen

Alza inmediata en el precio del pan

Ante el aumento de las materias primas como la harina, el pan refleja un alza en su costo y la misma es significativa. En el caso del pan popular que se lleva a la mesa de las familias hondureños, el aumento es tanto en el precio, como en el tamaño y la calidad.

Adalid Irías explicó, que por el incremento de las materias bases, en las panaderías ha habido varios incrementos en los productos; el pan blanco de 2 dos lempiras ya paso a costar 3, de igual manera la semita redonda, de 2 a 3 lempiras y también el bollito.

En el caso del pan, que costaba 1 lempira, como la galleta, el polvorón, la campirana, no se podía aumentar de precio, explico Irías, no obstante en las panaderías les redujeron el tamaño, pero el golpe al bolsillo del hondureño siempre llega. En que no es necesariamente en dinero, sino que a cada galleta le bajan el 25% del tamaño original.

Sin embargo, en las reposterías de mayor calidad y prestigio, el pan tiene un aumento de 5 y hasta 10 lempiras la unidad. Es decir, de acuerdo con Adalid Irías, una semita que costaba 30 lempiras, ahora se cotiza a 40 o 50 lempiras, dependiendo del tamaño.

Afectación al tamaño y a la calidad del pan

Adalid Irías explicó que el aumento en las materias primas afecto tanto al tamaño del pan, como a la calidad en su sabor. De acuerdo al presidente de ADECABAH, algunas panaderías no optaron por aumentarle al precio del pan, sin embargo sí bajaron el tamaño o las unidades que colocaban en cada bolsa.

Esto significa que el consumidor está pagando, por un producto más pequeño, el mismo precio, pero allí es donde se refleja el incremento. Lo anterior es igual a que no le incrementen el precio, pero si se le va bajar la calidad y el tamaño a cada pieza de pan.

En el caso de algunas de las panaderías le han tenido que bajar el tamaño a la galleta, polvorón, semita, lenguas que son los que tienen el costo de 1 lempira, y lo que consume el hondureño, enfatizó Irías.

Podrán seguir los aumentos

De acuerdo con Adalid Irías, por ahora no seguirán los aumentos a la harina y demás elementos base para la elaboración del pan, porque ya se “saltaron las trancas” con este último.

Además, puntualizó que como protectores de los consumidores van a estar vigilantes ante cualquier nuevo aumento. Al mismo tiempo, enfatizó que sería un “descaro” un nuevo incremento.

Irías destacó que este trancazo se suma el del quintal de azúcar, con 35 lempiras. La harina pasó de costar 590 a 700 lempiras, un incremento de 110 es “exagerado”.

“Todo el pan que están elaborando en las panaderías está incrementando de precio, ya sea en dinero o en reducción de su tamaño”, reiteró el presidente de ADECABAH.

Reducción a la cantidad de unidades de pan por bolsa

Irías, ejemplifico también que, en otras panaderías han implementado que una bolsa que traía 12 unidades, lo están dando al mismo precio, pero ya solo trae 8 panes. Otro caso es la bolsa de pan blanco que traía 12, le subieron el precio y le bajaron la cantidad a 8 por bolsa.

Adalid Irías también detalló que las galletas de Ajonjolí que la bolsa traía 24 unidades y costaba 20 lempiras, ahora trae 12 unidades, es decir que le bajaron la mitad.
En el caso del marquesote cuadrado que traía 12 pedazos, ahora la presentación solo es de 8, mientras que el que viene en tipo batida valía 20 y ahora cuesta 23 lempiras.

El hondureño, de acuerdo con datos de Adalid Irías, lo que más consume es pan blanco, semitas redondas y de arroz, galletas, polvorones. En estos productos el incremento se ve reflejado que ya el tamaño es menos un 25%.

El aumento en el pan ha afectado la economía de los hogares hondureños, debido a que ahora compran menos pan y a un mayor precio. En otros casos, las personas optan por adquirir otros productos y dejar el pan por fuera de la lista de necesidades ante su alto costo.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido