«Grupos paramilitares armados» atacan vehículo de Juan Guaidó

398
Atacan vehículo de Guaidó
Por el momento se desconocen las identidades de los asaltantes

CARACAS, VENEZUELA. Este martes, medios locales reportaron un presunto ataque al vehículo en el que viajaba el opositor, Juan Guaidó, cuando se retiraba de la Asamblea Nacional (AN), en el centro de Caracas.

Tras concluir la sesión de la Asamblea, el autoproclamado «presidente encargado» de Venezuela, que solicitó a EE.UU. mayores sanciones para asfixiar aún más la economía del país suramericano; intentaba retirarse de la sede legislativa cuando interceptaron la camioneta varias personas, que le arrojaron objetos contundentes.

En un video difundido por el canal VPI TV, una persona se acerca e intenta abrir la puerta del conductor del vehículo, mientras dos sujetos arrojan un objeto que se estrella en la camioneta, provocando humo. Pese al aspecto civil de los agresores, el mismo canal afirmó en su publicación que se trata de «grupos paramilitares armados».

«Fue muy grave. Muy lamentable lo ocurrido hoy; pudo haber terminado en una tragedia», comentó respecto al ataque la esposa de Guaidó, Fabiana Rosales.

Por el momento se desconocen las identidades de los asaltantes. Sin embargo, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, al pronunciarse sobre el incidente a través de su cuenta de Twitter, acusó del ataque al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. «Condenamos el ataque contra la caravana de Juan Guaidó. Y el presunto hostigamiento a los miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela, diputados y periodistas. Maduro y sus aliados conocen solo la intimidación. Pero la democracia no puede ser intimidada», dijo en su publicación.

Estrategia contra Venezuela

Por otro lado, el periodista internacional José Manzaneda reiteró que las acusaciones por parte de Pompeo forman parte de «la estrategia de guerra psicológica contra Venezuela». En su opinión, de esta manera Washington trata de «justificar una intervención de Estados Unidos en Venezuela». Esto para ganar el control del petróleo, oro y gas de este país latinoamericano y «ponerlos al servicio de sus corporaciones».