Así fue el rescate de una mujer que se ahogaba en el río Ulúa

310
Momento en el que bomberos rescatan a una mujer en el río Ulúa.

Honduras. El río Ulúa recorre cuatro departamentos de Honduras, por lo que en Semana Santa es uno de los más visitados por los hondureños. Pero su caudal puede ser peligroso, y lo fue para una mujer que tuvo la oportuna intervención de los bomberos, si no se hubiese ahogado.

Por consiguiente, los elementos del Cuerpo de Bomberos de Honduras lograron el rescate, ayer, de Magali García. Ella se estaba ahogando en la parte del río que pasa por Urraco Pueblo, El Progreso (Yoro).

Tras efectuar con éxito su labor, la dama fue atendida por dos apagafuegos, que también cubren estas emergencias.

Según los reportes de esta semana, al menos ocho personas han muerto por ahogamiento. Es por eso que los compatriotas deben de ser prudentes y precavidos cuando deciden introducirse al mar o a los ríos.

LEA= Clima de hoy sábado: ingreso de masa de aire frío dejará lluvias en el territorio nacional

El pasado Jueves Santo: un menor de edad y un hombre de 66 años se ahogaron

El “Jueves Santo” ha llegado a su fin y el informe del Cuerpo de Bomberos establece que se registraron dos nuevas muertes por ahogamiento; las víctimas son una
menor de edad y un hombre de 66 años.

En horas del mediodía, familiares de una menor de 16 años, identificada como Kenia Rodríguez, notificaron de su desaparición. A la jovencita le perdieron la pista cuando bañaba en las Cascadas del río Grande en Jesús de Otoro, Intibucá.

Tras desplegar un equipo de apagafuegos para la búsqueda, horas más tarde notificaron del hallazgo de su cadáver. El rescate se realizó en una poza conocida como “El Remolino” en el mismo río. La menor era originaria de Masaguara.

Mientras que pasada la 1:00 p.m., se registró una nueva desaparición en Villanueva, Cortés, al norte del país. Un señor de 66 años, identificado como Ramón Matute, disfrutaba de Semana Santa cuando falleció por ahogamiento.

La persona de la tercera edad fue encontrada en el sector de Potrerillos, Cortés, después de ser arrastrada por el río Humuya. Según la publicación de los bomberos, su cadáver estaba en el “empalpe de los tres ríos”.