EE.UU. Por primera vez dos tormentas, que amenazan con volverse huracanes, se registran en la costa del Golfo de Estados Unidos, que bordea los estados de Florida, Alabama, Mississippi, Luisiana y Texas.

Las tormentas tropicales Laura y Marco, que ahora se encuentran en el Caribe, girarían simultáneamente sobre las cálidas aguas del Golfo, un evento meteorológico poco común que podría causar daños al tocar tierra, según señaló el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU.

El Golfo de México es una cuenca oceánica que se extiende por litorales de México, Cuba y Estados Unidos. Nunca ha habido dos huracanes al mismo tiempo en la parte del Golfo que pertenece a EE. UU., de acuerdo con el CNH. El evento más cercano fue en 1933, cuando un gran huracán tocó tierra en el sur de Texas, mientras que otro se debilitó a tormenta tropical después de cruzar la península de Florida.

Y la última vez que dos tormentas estuvieron en simultáneo en esa misma zona fue en 2002, cuando la tormenta tropical Fay y la depresión tropical Edouard se superpusieron durante aproximadamente 18 horas, según la misma fuente.

«Estamos en tiempos sin precedentes», dijo el sábado el gobernador de Mississippi, Tate Reeves, en una rueda de prensa al declarar el estado de emergencia. «Estamos lidiando no solo con dos tormentas potenciales en las próximas horas, también estamos lidiando con el Covid-19», destacó.

El mandatario local instó a los residentes a prepararse para las tormentas y, si es posible, encontrar lugares para evacuar que no sean refugios públicos.

Lea: Dos tormentas tropicales azotan el Caribe: una se convertirá en huracán hoy

La tormenta tropical Laura ya impactó en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes

El primer fenómeno que impacta en el Caribe mientras sigue su curso hacia Estados Unidos es la tormenta tropical Laura, que este sábado dejó ab

En puntos concretos de la nación como en las islas de Vieques y Culebra y al suroeste de Ponce se registraron vientos sostenidos de hasta 85 kilómetros por hora, al alejarse de territorio puertorriqueño. Aunque el fenómeno meteorológico se aparte de la zona, se espera que sus lluvias continúen al menos hasta la mañana del domingo.

La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, declaró el estado de emergencia y advirtió que las inundaciones podrían ser peores que las que desató la tormenta tropical Isaías hace tres semanas porque el suelo ahora está saturado. La tormenta derribó árboles en la región sur de la isla y más de 200.000 clientes quedaron sin servicio de energía eléctrica.

Laura también arrojará lluvias en República Dominicana, Haití y partes de Cuba a lo largo de este fin de semana, según las previsiones meteorológicas.

De las 32 provincias que integran el territorio dominicano, 14 se encuentran en alerta roja, la advertencia máxima. Entre ellas, Santo Domingo y su zona metropolitana, el Distrito Nacional, mientras que diez están en alerta amarilla, de riesgo intermedio y las ocho restantes están en alerta verde, de mínimo nivel.

Relacionado: Depresión tropical se aleja de Honduras: hay 2 fenómenos más

Tormenta Marco impacta en México y amenaza con convertirse en Huracán

Entretanto, en el estrecho de Yucatán, México, la tormenta tropical Marco se movía con vientos de 100 kilómetros por hora. Pero luego se fortaleció al suroeste del extremo occidental de Cuba, los expertos climáticos esperan que se convierta en huracán en las próximas horas.

El gobernador del estado Quintana Roo, Carlos Joaquin González, a donde estaba previsto que cruzara el fenómeno, celebró el cambio de trayectoria de Marco. Su estado incluye las playas de Cancún, uno de los principales destinos turísticos de México.

Actualmente, ambas tormentas parecen estar en camino de permanecer separadas, sin embargo, cualquier interacción entre las dos podría cambiar su intensidad o trayectoria, según informó Dan Kottlowski de la compañía AccuWeather, aunque indicó que es poco probable que se combinen.

Según la trayectoria prevista, Marco tocará tierra en los estados sureños de Texas o Luisiana en EE. UU. entre este lunes y martes, mientras que Laura podría hacer lo mismo dos días después.

Aún así, estos pronósticos podrían cambiar con el paso de las horas o los días, por lo que todavía no se descarta la posibilidad de que ambas toquen el territorio estadounidense fortalecidas como huracanes por primera vez en la historia, según los registros del Centro Nacional de Huracanes.