REDACCIÓN. El 11 de agosto de 2016 se viralizó en redes sociales un aterrados vídeo de supuestos pandilleros amenazando dentro de un automóvil.

Hasta anteayer nadie sabía de quién se trataba; no obstante, en las últimas horas se capturó a 18 presuntos mareros en la zona norte de Honduras por el crimen del periodista Igor Padilla.

Entre los rostros y nombres destaca uno en particular, se trata de Darwin Aldolfo Miranda Serrano. Quien junto a varios de sus amigos y con armas en sus manos se pronunciaban de forma amenazante.

“Estamos con los hermanitos aquí, ya sabe mi perro”, dice la personas que lleva el timón en ese momento.

EN REDADA CAEN 18 PRESUNTOS PANDILLEROS

De acuerdo con información de la Policía Nacional, los detenidos confesaron el crimen.

Además, aseguraron que el Barrio 18 ordenó la muerte de Igor Padilla. El móvil del crimen aún está bajo investigación y se manejan varias hipótesis, las cuales están en proceso de análisis y comprobación.

Además, se confirmó que uno de los detenidos, identificado como Cristian Ariel Cálix Hernández, alias el “Little Sam”. Dicho sujeto fue enviado hace unos meses a la cárcel de máxima seguridad “El Pozo”.

Presuntos pandilleros detenidos ayer miércoles por la noche
Presuntos pandilleros detenidos ayer miércoles por la noche

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario emitieron un comunicado para informar una exhaustiva investigación del caso y por qué el reo andaba libre.

Nota relacionada: FNA: “El Morro” y “El Inquieto”, confesos en crimen de Igor Padilla

La vinculación de pandillas y maras en el asesinato de Igor Padilla lo dio a conocer el martes por la noche la Secretaría de Seguridad, a través de un boletín de prensa.

“Los indicios preliminares indican que los hechores que perpetraron este acto están vinculados con maras y pandillas”, citaba el documento.

Igor Padilla, periodista asesinado en Honduras
Igor Padilla, periodista asesinado en Honduras

Igor Padilla fue atacado a balazos el martes en horas de la tarde por hombres fuertemente armadas que le dispararon sin mediar palabras. El periodista fue trasladado aún con vida a una clínica privada, donde fue declarado muerto.

Familiares, amigos y colegas exigieron justicia en su velatorio entre lágrimas y sollozos. Este jueves el cuerpo de Igor Padilla fue enterrado en la ciudad de San Pedro Sula.