En «Avalancha II» cae presunto implicado en muerte de fiscales

566
asesino de fiscales en Honduras
Escena del crimen en San Pedro Sula.

REDACCIÓN. Ricardo Castro, jefe de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), manifestó este lunes a los medios de comunicación que mediante la Operación «Avalancha II», se le dio captura a un expolicía, quien supuestamente participó en el crimen de dos fiscales en San Pedro Sula.

Las autoridades aún no ha dado a conocer el nombre del aprehendido en este caso, pero sí señalaron que será lo más pronto posible puesto a los tribunales de justicia para que responda a ello.

El fiscal general, Óscar Chinchilla, dijo que el operativo se realizó luego de un gran trabajo investigativo por parte de los diferentes operadores de justicia.

De igual forma, el mandatario hondureño, resaltó lo logros de la operación conjunta y dijo que “este es uno de los momentos en los que el pueblo debe reconocer que todos los miembros del Ministerio Público y la Policía Militar, hoy están dando una respuesta, que antes no se miraba”.

«En unos días anunciaremos otra serie de medidas porque en este camino no hay que retroceder, es mejor que todos lo que han participado en actos criminales nos contacten, se entreguen y delaten a los demás, ya que de alguna u otra forma sería mejor para ellos, a que nosotros les caigamos», mencionó Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras.

En esta segunda etapa, la Operación Avalancha ejecuta al menos 60 allanamientos en siete departamentos del país y pretende asegurar un total de mil quinientos cincuenta y nueves bienes muebles (1,559), entre casas, terrenos, Sociedades Mercantiles y vehículos pertenecientes a los altos mandos de este grupo criminal organizado, que tanto luto y dolor ha provocado al pueblo hondureño.

Expolicía que habría participado en muerte de fiscales.
Expolicía que habría participado en muerte de fiscales.

La operación que se realiza también con el apoyo de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), se ejecuta desde muy temprano en los municipios de Tegucigalpa (Francisco Morazán), Danlì (El Paraíso), San Pedro Sula, Choloma, Villanueva y Puerto Cortés (Cortés), Siguatepeque y Comayagua (Comayagua), La Ceiba y Tela (Atlántida), El Progreso (Yoro) y Trujillo (Colón).

Con dicho operativo, se pretenden ejecutar varias órdenes de capturas contra miembros líderes de la MS, quienes «se encargan de manejar y coordinar la estructura armada, financiera y social de esta red criminal y acusados por los delitos de asesinato, asociación ilícita, extorsión y lavado de activos».

Miles miembros de la MS y Barrio 18, junto a otras pandillas ocupan barrios de la principales ciudades ciudades de Honduras y lo mismo ocurre en los países vecinos, El Salvador y Guatemala.

LOS HECHOS

La extitular de Ministerio Público (MP) en la zona noroccidental, abogada Marlene Banegas, quien se desempeñada como coordinadora de la Fiscalía de Delitos contra la Vida, fue acribillada en octubre de 2014 junto a una colega y compañera, identificada como Olga Patricia Eufragio, dentro de un lujoso vehículo a manos de sujetos que andaban en dos vehículos, quienes las atacaron en la colonia Prado Alto de San Pedro Sula.

El hecho se registró a eso de las 7:20 de la noche, cuando las profesionales del Derecho se transportaban en un carro 3.0 doble cabina gris, por el primer anillo de circunvalación, entre las 7 y 8 avenidas de la citada colonia.

Ricardo Castro, jefe de la ATIC en Honduras.
Ricardo Castro, jefe de la ATIC en Honduras.

Según testigos, antes de llegar al semáforo aparecieron varios sujetos que les colocaron enfrente un pick up blanco y otro de características no establecidas en la parte posterior, aunque otros indicaron que también andaban hombres en motocicleta. Aprovechando esa situación, empezaron a disparar contra el automóvil de las abogadas que quedó perforado a plomo por todos los lados.

Producto de ataque, Banegas murió al instante frente al volante junto a su compañera de trabajo y profesión que iba en el asiento del pasajero. Según el relato de algunos testigos a la Policía, los facinerosos después de descargar sus armas volvieron a colocar otro chifle a su arma y comenzaron a dispararles a pesar de que ya estaban muertas.

La noticia del crimen se regó como pólvora, por lo que rápidamente llegaron familiares de las víctimas, entre estas una hija de Banegas, quien entre gritos de dolor dijo que no cree en la justicia.

“Ella luchaba por la justicia y la equidad, por qué le hicieron esto a ella… ¡ay Dios! qué injusto esto. Ya no me vas a ver graduada que era lo que más querías; mami despiértate que tú no estás muerta, no puedes estarlo”.