Más de 22 mujeres asesinadas durante junio en Honduras

Cada vez los crímenes son más atroces y hay menos pistas de los responsables.

429
asesinatos de mujeres
Erika Oseguera es la víctima más reciente.

En Honduras, los asesinatos de mujeres van en aumento con el pasar de los meses. Tan solo en junio, más de 22 mujeres murieron violentamente en diferentes partes del territorio. A los hechores no les importó su color, clase social, religión o si tenían hijos que cuidar, solo cumplieron el objetivo, dejando una familia enlutada.

Los crímenes que involucran mujeres son cada vez más comunes en el país. A tal punto, que para muchos, ya no es raro escuchar sobre estos «incidentes».

Según los datos del Movimiento de Mujeres Visitación Padilla, en el 2017, al menos 151 mujeres han sido víctimas de la criminalidad. Gran parte de estos casos, ni siquiera salen a la luz pública.

El 2 de junio inició la calamidad mensual. La primera víctima fue reportada en La Ceiba. Luego, un día después, otra más en Tocoa, Colón.

Según los casos registrados, durante cuatro días no hubo otro reporte. Hasta que el 7 de junio, dos féminas fueron asesinadas en Tegucigalpa. La cifra ya aumentó.

Ese mismo día, otra mujer muere violentamente en El Progreso, Yoro. Al día siguiente, un nuevo reporte. Esta vez, la mujer falleció dentro de un autobús en Tegucigalpa.

Así, la lista continúa:

  • 1 mujer en San Pedro Sula, 10 de junio.
  • Una mujer en Roatán, 12 de junio.
  • 1 mujer en Colón, 13 de junio.
  • 2 mujeres en Comayagüela, 16 de junio.
  • Dos mujeres en Choloma, 20 de junio.
  • 2 mujeres en La Ceiba, 22 de junio.
  • 1 mujer en Tegucigalpa, 23 de junio.
  • Una mujer en Omoa, 23 de junio.
  • 1 mujer en Intibucá, 24 de junio.
  • Una mujer en Santa Bárbara, 24 de junio.
  • 1 mujer en Tela, 26 de junio.
  • Una mujer en El Chile, Tegucigalpa, 26 de junio.
  • 1 mujer en La Ceiba, 28 de junio.

Crímenes en la impunidad

Gran parte de estas mujeres no solo fueron asesinadas a sangre fría. Algunas sufrieron antes de partir. Torturas, violaciones y maltratos, a eso están expuestas las mujeres en el país.

Incluso, ni siquiera se respeta su cadáver. Tal es el caso de la fémina encontrada muerta en el parque de Intibucá. El hechor se tomó el costo de introducirle un artículo de madera en sus partes íntimas.

¡Cómo si no fuese suficiente quitarles la vida! Son expuestas como una víctima más y solamente se unen a las cifras de asesinatos en Honduras.

Como expresó la madre de la miss asesinada: «En Honduras las mujeres no valen nada«. El caso más reciente es el de Erika Oseguera. La cual presentaba múltiples impactos de bala en su cuerpo.

Fue encontrada muerta en la colonia Melgar de La Ceiba y hasta el momento, no hay pistas del paradero de sus hechores. Así como la mayoría de casos, este podría quedar en la impunidad.