Asesinato a bazucazos de un narco: ¿Lo ordenó «Tony» y lo coordinó «El Tigre» Bonilla?

1819

En el múltiple crimen murió Franklin Yanuario Arita Mata, de 33 años de edad, junto a sus tres guardaespaldas. Ellos respondían al nombre de Maudo Antonio Ramos Córdoba, Leonel Ramos Córdoba y Elvin Mejía.

En aquel momento se informó que una persona más resultó herida de gravedad. Este fue llevado a un centro asistencial de Santa Rita, Copán. Sin embargo, debido a lo grave de las perforaciones, tuvieron que trasladarlo hacia el Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula. El fue identificado como Marlon Urrutía.

Bazucas

La información brindada en torno al crimen de alto impacto, establece que los sicarios usaron bazucas para poder matar al comerciante. El uso de ese artefacto fue necesario porque Arita se conducía en una camioneta Toyota Land Cruiser blindada, color champan con placa PCV- 4463.

Al parecer, el victimado junto a sus guardaespaldas, se dirigían hacia una de sus propiedades en el sector. Los criminales que lo emboscaron iban a bordo de dos automóviles de características no establecidas.

Acto seguido, desde uno de los vehículos se lanzaron al menos tres bazucazos hacia la camioneta blindada, la cual no resistió los impactos y cedió. Mientras tanto, desde el otro carro se encargaron de rematar a las víctimas con fusiles AR-15 y M-16, los cuales solo son de uso militar y policial.

Ajuste de cuentas, según «El Tigre» Bonilla 

En aquel entonces, «El Tigre Bonilla», en ese entonces de la jefe policial en Copán, detalló que debido a la forma del ataque, las víctimas no tuvieron tiempo para responder. Agregó, que la masacre fue un trabajo bien planificado y que al parecer, le habrían dado seguimiento a todos los movimientos de Arita.

«Se tiene como posible causa del hecho el ajuste de cuentas, considerando que el 27 de mayo, Franklin Arita y sus guardaespaldas, había sufrido un primer atentado en la aldea Los Ranchos. Allí murió uno de sus guadaespaldas, identificado como Boris Armando Espinoza», dijo «El Tigre».

Se conoció que el comerciante asesinado recién había regresado de Estados Unidos, hacia donde se fue huyendo. Lo anterior, debido a que en el atentado salió con varias heridas pero logró sobrevivir.

De igual formas, el ex jefe policial dijo que presumía que los hechores limpiaron la escena. El Tigre aseguró lo anterior ya que los forenses no encontraron documentos de los victimados.

“Cuando las autoridades de Medicina Forense hicieron el reconocimiento de los cuerpos no encontraron documentos personales ni armas que, se supone, portaban los guardaespaldas. Creen que los atacantes limpiaron completamente la escena”, expresó «El Tigre» el 28 de julio de aquel año.

Por ultimo, dijo que las personas de la zona mencionaban que Arita era narcotraficante, sin embargo, no había ninguna denuncia en su contra. También, ni el de sus guardaespaldas

«Si se hubiera tenido conocimiento o denuncias, se habrían ejecutado las acciones pertinentes por medio de la Dirección Nacional de Lucha contra el Narcotráfico”, reiteró Bonilla.

Éxito

En el documento de la Fiscalía se establece que en la misma reunión luego del asesinato de «Victima-1», el acusado le afirmó a CW-3 (AA), que la participación de CC-7 fue fundamental.

Según lo informado por medios internacionales, Ardón dijo en la Corte que «Tony» le confesó que «El Tigre» Bonilla (CC-7) mató a Arita. Por lo cual, comparando el desarrollo de la masacre antes descrita, se puede deducir que en efecto hubo participación de elementos policiales.

Tuit del periodista de Univisión, Jeff Ernst.

«Aproximadamente una semana después del asesinato de la Víctima-1, el acusado se reunió con CW-3. Durante la reunión, el acusado le preguntó a CW-3 si había leído noticias sobre el asesinato. Le confirmó que CC-7 había coordinado el ataque. Además, le dijo a CW-3 que la participación de CC-7 había sido fundamental porque la Víctima-1 estaba protegida por elementos de seguridad», revela el escrito.