Homilía: Hay que orar por los médicos porque dan su vida durante la pandemia

181
pandemia
En esta Eucaristía, Rodríguez aprovechó para agradecer a las personas que han ayudado a las familias necesitadas afectadas en este periodo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En la Santa Eucaristía de este domingo 2 de agosto, el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, pidió orar por lo médicos para darles la fuerza de seguir luchando contra el mal de la pandemia y pidió que todos compartan con los vulnerables a quienes la crisis afecta más.

En los tiempos de Jesús, los indiferentes decían: «déjenlos que se las arreglen como puedan, y en el lenguaje hondureño dicen: ¡Ahí que vean!, pero ante esa respuesta de poca solidaridad Dios dice: Denles ustedes de comer», comparó el arzobispo de Tegucigalpa.

Desde el altar de la Basílica de Suyapa, evangelizó mencionando que Dios siempre tiene palabra de generosidad y solidaridad, pero el dar que promete no es populista como el que hacen unos que andan en campañas, no. En realidad es una propuesta en la línea del amor.

En medio de la crisis de la pandemia, Dios nos hace una invitación de amor, de generosidad y de empatía. En esta Eucaristía, Rodríguez aprovechó para agradecer a las personas que han ayudado a las familias necesitadas afectadas en este periodo.

«El señor ve este gentío que se ha enfermado y enferman a otros pero que no lo saben porque son asintomáticas. Pero también, hay quienes por indiferencia y todavía no creen que esto es una realidad y ya llevamos más de mil muertos. Sin contar a aquellos que son victimas de una violencia que no termina, tristemente», manifestó Rodríguez.

El señor muestra su amor a todas las personas y compasión por todo aquel que se siente cansado, por los enfermos, los agobiados y marginados. Pero no es simplemente un sentimiento de compasión o lástima, sino que hace algo concreto, él sana a los enfermos.

Lea también: Homilía – «Nada tiene el precio de una conciencia limpia»

Rodríguez: Médicos dan su vida para servir durante la pandemia

En el evangelio encontramos milagros pero ninguno se produce si no existe una profunda fe. El arzobispo, destacó que el teólogo Romano Guardini dice que «nadie le niega a Jesús la posibilidad de multiplicar panes y pescados», pero el verdadero milagro es ver que la aldea empezó a compartir.

«Los cinco panes eran simbólicos, y cuando la gente comparte ajusta para todos y todavía sobra. El reino de Dios se revela en el compartir humano. El que no tiene para comprar debe ser sujeto del compartir de quien sí tiene y la pandemia no exige cada vez más el compartir», apuntó el arzobispo.

En su mensaje dominical también destacó: «Queremos recordar al personal médico que ha muerto víctima de la pandemia, porque han entregado su vida para servir, para dar de comer el pan de la salud a quienes están perdiéndola o la han perdido, eso es muestra de amor y compasión de Jesús».

Llamó a no utilizar los dones recibidos para ayudar y no para hacerse ricos de manera ilícita. Pidió a los pulperos y dueños de supermercado ser solidarios y dejar de estafar a las personas. «De nada les servirá eso de el pobre explotando al pobre».

«Como vamos a pedir la misericordia de Dios si hay gente que sigue extorsionando y matando. Hagan conciencia en sus hijos que no todo se vale y el amino del mal y del crimen tarde o temprano termina mal», subrayó.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo