TEGUCiGALPA. Sin duda, una de las personalidades más “polémicas” y famosas de la televisión hondureña, una de las mujeres más “alagadas y criticadas”, una de las presentadoras más destacadas por sus múltiples comentarios y puntos de vista, es la periodista Ariela Cáceres, del canal Hable Como Habla (HCH).

Muchos no conocen la intimidad de la vida de Ariela Cáceres, solamente lo que está a simple vista y enfrente de su pantalla. Muchas cosas que no sabe la mayoría de personas que sintonizan este canal, Ariela Cáceres decidió compartirlas con Diario TIEMPO Digital.

Para comenzar, muchas personas no saben que la presentadora de HCH vespertino, se hace cargo personalmente de varias labores sociales que el canal ha decidido apoyar. Entre ellas, la de una señora que tiene un menor de apenas cuatro meses de edad.

Este bebé, presenta una cardiopatía, que necesita una operación de alto riesgo por la edad del menor. Y fue precisamente apoyando a esta mujer y a su pequeño hijo, que Ariela Cáceres, dio la entrevista exclusiva al Diario.

Ariela tuvo que transportar a la mujer desde el hospital María de Tegucigalpa, hacia un punto de la ciudad, para poder tomar transporte y trasladarse a su lugar de origen. En su propio vehículo, la famosa presentadora se tomó la molestia de llevar al menor y a su madre.

Además, se tomó el tiempo para darnos la entrevista sobre muchos aspectos de su vida.

Capitalina desde niña

Para iniciar, Ariela Cáceres nos compartió que ella es originaria de la ciudad capital. Estudio en la escuela pública de la colonia Hato de Enmedio “Comunidad Económica Europea”.

La secundaria la cursó en el Instituto privado Gustavo Adolfo Alvarado, en el centro de la ciudad. Y sus inicios en la carrera de periodismo fueron en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y culminó la carrera en la Universidad Metropolitana.

Ariela es hija de Gérardo Cáceres (Q. D. G.), y de María Eduviges de Cáceres, quien todavía vive.

Ariela Cáceres
Ariela Cáceres

Inicios en HCH

Ariela Cáceres apenas era una niña cuando ya sentía el deseo de ser periodista y la pasión por la profesión. Compartió que, al lado de su padre, siempre escuchaban la radio o miraban la televisión. Y fue precisamente su padre, quien una vez escuchó a don Eduardo Maldonado haciendo un llamado para alguien que quisiera hacer la práctica profesional, o fuera pasante de la carrera, para que llegara a su canal y ocupara un espacio.

El padre de Ariela no lo pensó dos veces para decirle a su hija que fuera a probarse con Maldonado.

“En el año 2014 inició en el canal HCH”. “Yo no lo conocía (a Eduardo Maldonado) pero si lo escuchaba desde que era una niña en Radio América”, dijo Ariela, En ese sentido, su admiración al periodismo que ejercía su actual jefe, era desde temprana edad. “Desde niña me gustaba el periodismo de él”, aseguró Cáceres.

“El me dio la oportunidad y hasta ahora creo que la he sabido aprovechar”, expresó Ariela.

En la actualidad, Ariela ahora es sub coordinadora del departamento de prensa del canal. A su cargo están todos los reporteros y corresponsales en las diferentes ciudades y comunidades del país. Y el jefe directo de Cáceres, es el abogado Pablo Gerardo Matamoros.

El Showman: “Los aretes y los tatuajes son un estilo de vida y una adicción”

La polémica Ariela Cáceres

Ariela Cáceres se ha ganado el respeto y admiración de muchos ciudadanos, pero también ha recibido la negativa y la crítica de cientos de personas, que prácticamente a diario, la llaman o le lanzan “dardos” por su forma de pensar, criticar, u omitir opiniones de diferentes temas.

Ante esto, Ariela tiene su propia opinión en cuanto a este tipo de temas y comentarios de la gente.

“Gracias a Dios he aprendido a no prestarle atención a las palabras necias”, aclaró.

“Yo no tengo enemigos, no soy enemiga de nadie, para mí eso no existe”, puntualizó.

De igual forma, dijo que “no busco problemas con nadie”. “Sí, soy estricta, sí, soy enojada, y no me gusta decir que soy buena o soy mala, porque creo que los que deben hablar de uno son las demás personas”, dijo la comunicadora social en cuanto a las ofensas o críticas que recibe a diario.