Hermoso arcoiris da esperanza a damnificados por Eta e Iota en Chamelecón

240

HONDURAS. La Biblia cuenta cómo Dios hizo aparecer un arcoiris ante Noé y su familia luego del gran diluvio que casi extingue a la humanidad, y así, Él prometió que nunca más provocaría una inundación tan destructiva como la de esa vez.

«Y Dios añadió: ‘Esta es la señal del pacto que establezco para siempre con ustedes y con todos los seres vivientes que los acompañan: He colocado mi arco iris en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra. Cuando yo cubra la tierra de nubes, y en ellas aparezca el arcoiris, me acordaré del pacto que he establecido con ustedes y con todos los seres vivientes. Nunca más las aguas se convertirán en un diluvio para destruir a todos los mortales'», dice Génesis 9:12-15. 

Entonces, el arcoiris representa dicho pacto de Dios con las personas, según los creyentes, y luego del paso de los huracanes Eta e Iota, los residentes del Valle de Sula, la zona más afectada del país, lo presencian con mucha frecuencia.

Esta vez ocurrió sobre las aguas del río Chamelecón, mismo que inundó varias zonas de La Lima, Cortés, y distintas colonias del sector de San Pedro Sula con su mismo nombre, Chamelecón.

Un arco de colores perfectamente formado, de extremo a extremo del río, fue divisado por transeúntes y conductores que cruzaban un puente. Lo más creyentes afirma que se trataba de un símbolo de esperanza, enviado por Dios, para los afectados de esa zona.

Le podría interesar: La Lima: Por tercera vez, se inunda la Sitraterco tras paso de Eta e Iota

¿Cómo se forma un arcoiris?

Actualmente, la ciencia es capaz de revelar cómo es que se forma un arcoiris, y para que ocurra, es necesario que haya gotas muy pequeñas de agua dispersas en el aire y suficiente luz. Los elementos necesitan estar en la posición y momento adecuados para formar tal fenómeno.

El Sol necesita estar bajo en el horizonte, pues así la luz blanca viaja mucho por la atmósfera y se descompone en franjas. Allí entran en acción las partículas de agua, que ayudan a separar la luz blanca como si fuera un prisma, en franjas o frecuencias. Y así se puede ver los colores que forman el arcoíris.

Antes del diluvio nunca había llovido y, por lo tanto, no se había dado las condiciones físicas para la formación del arcoíris. Hasta ese momento, por primera vez, una especie de rocío cubrió la tierra.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.