Angina de pecho e infarto: ¿cómo se diferencian y cuáles son los síntomas?

902
Infarto
Conozca las diferencia entre una angina y un infarto.

La angina de pecho y el infarto de miocardio son dos patologías que entran dentro de la categoría de las cardiopatías isquémicas. Estas últimas hacen referencia a una lesión cardíaca que se produce cuando se altera el flujo sanguíneo que llega al corazón.

El problema es que ambas situaciones producen síntomas similares y tienden a confundirse. Además, su incidencia ha ascendido de forma considerable en los últimos años, sobre todo por el estilo de vida moderno.

En la actualidad, el infarto agudo de miocardio sigue siendo una causa importante de muerte. Por su parte, la angina de pecho se considera un factor de riesgo importante de infarto. En esta oportunidad explicamos en qué se diferencian y cómo se tratan.

¿Cuál es la diferencia entre angina de pecho e infarto?

Sin duda, la principal diferencia entre estas patologías es que el infarto produce una lesión en el corazón, mientras que la angina no. Pero, además de esto, hay otras diferencias a nivel sintomático que permiten orientar el diagnóstico.

El infarto produce un dolor muy intenso en el centro del pecho que suele irradiarse hacia el brazo izquierdo. Incluso, en algunas situaciones, según donde se haya producido el daño en el músculo, el dolor puede extenderse hacia el brazo derecho.

Este dolor no cede ni mejora con nitroglicerina, un medicamento que ayuda a que las arterias se dilaten. En el caso de la angina, cuando se administra nitroglicerina, sí que suele disminuir el dolor.

El infarto suele acompañarse de dificultad para respirar y sudoración abundante. En la angina de pecho, el dolor no es tan intenso ni se irradia. Tampoco hay disnea y los síntomas pueden desaparecer por sí solos en la mayoría de los casos.

Lea también: Signos y síntomas del cáncer de boca ¿cuándo consultar al médico?

¿En qué consiste una angina de pecho?

La angina de pecho ocurre cuando se reduce, de manera temporal, el flujo sanguíneo de los vasos que irrigan el corazón. Son las llamadas arterias coronarias, que se encargan de nutrir el miocardio, que es el músculo que permite que el corazón lata y bombee la sangre.

Cuando el músculo no recibe suficiente sangre oxigenada, el corazón no puede funcionar de forma correcta. Por desgracia, estas arterias son muy susceptibles a la aterosclerosis, ya que su calibre es pequeño.

El desarrollo de aterosclerosis se da cuando se acumulan depósitos de grasa en los vasos sanguíneos, lo cual genera un estrechamiento. En la angina de pecho, esta obstrucción dificulta nutrir el músculo cardíaco en situaciones donde se necesita más oxígeno, ya que el flujo sanguíneo se vuelve insuficiente.

Ahora bien, también puede causar problemas en situaciones de frío, estrés o en pacientes que fuman, pues hace que las arterias coronarias se contraigan y se estrechen.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo