ANEEAH denuncia incompetencia y abusos de autoridades; advierten acciones

404
ANEEAH
El personal de enfermería alega que sufren varias injusticias. Incluso, se les obligaría a trabajar justo el día después de ser diagnosticados con COVID-19.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Más de un mes después, la Asociación Nacional de Enfermeras/os Auxiliares de Honduras (ANEEAH) aún no recibe respuesta sobre una enmienda que propuso para que sus colaboradores no trabajen mientras permanecen con una incapacidad de COVID-19.

La agrupación presentó desde el 22 de julio un escrito con la pretensión de reformar el artículo número cinco del Reglamento de Incapacidad del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Lea también: «Es un delito»: mascarillas de uso no-médico siguen llegando a hospitales

Piden renuncia de interventores

En declaraciones a Diario TIEMPO Digital, el abogado Josué Orellana, presidente de la ANEEAH, lamentó que la Junta Interventora de ese recinto asistencial aún no se pronuncie respecto a la problemática previamente mencionada.

«Hasta el momento esos ‘parásitos’ no nos han dado resultados; puedo asegurar que ellos no tienen idea del trabajo que hace un trabajador de Salud en este momento, jugándose la vida», manifestó.

Seguido, apuntó que las autoridades no pueden poner como excusa que deben pagar por el tiempo que cada trabajador se ausente de su posición. Acotó que quien lo hace, y de forma directa, es el empleador.

«A nosotros el Seguro Social no nos subsidia la incapacidad, lo hace el patrono; no pueden decir que se están descapitalizando porque no nos pagan por eso; no vamos a permitir que nos pisoteen nuestra salud y nuestra vida», expresó.

Es más, atizó contra los integrantes de la comisión y les pidió hacerse a un lado. «Deberían deponer sus cargos por pena y vergüenza. Los trabajadores estamos indignados; es un desorden terrible», aseveró.

Detalles de las solicitudes

El entrevistado comentó que están solicitando que cada colaborador pueda hacerse una prueba para COVID-19 en un comercio privado y que reciba la incapacidad por parte del médico del hospital donde trabaja, sin que se le obligue a refrendarlo ante el IHSS.

Eso dado que, bajo las condiciones actuales, si no consigue esa autorización del IHSS, debe seguir laborando. Asimismo, piden que se respete el término designado para el aislamiento, es decir, 14 días.

¿Cómo es la situación actual? Orellana lo ejemplificó. «Si usted está positivo, usted tiene que volver a trabajar, aunque tenga síntomas y todo lo demás. Puede andar gateando, en muletas, en silla de ruedas, andador e igual tiene que ir. Eso es inhumano, ingrato».

¿Paro?

Orellana también denunció que la mayoría del personal de enfermería se somete a ese escenario. En ese sentido, especificó que no tienen ni un sólo día de incapacidad cuando ya se les impone trabajar, convirtiéndose en un peligro latente de un contagio masivo.

Ante lo anteriormente expuesto, reveló a TIEMPO que ya se convocó al pleno de la Junta Central de la ANEEAH para tratar el tema. Según advirtió, en ese encuentro tomarán decisiones como organización; podrían hasta dejar de trabajar.

«Llegaríamos al grado de abandonar la atención de los hospitales, aunque le prometimos al pueblo no abandonarlo. Si ellos (autoridades) juegan con nuestra vida, no podemos hacer más que irnos por esa vía para que nos respeten», declaró.

Denuncian a directores

Choluteca

Por otra parte, el enfermero y legista recordó que en el Hospital del Sur en Choluteca se desató un brote masivo de contagios. A la fecha, suman más de 40 trabajadores con COVID-19.

Ante esa incidencia, también remembró que optaron por denunciar a María Antonia Castro, directora del centro. ¿Por qué llegaron a instancia? Orellana lo explicó a plenitud.

«La denunciamos porque ella salía ante los medios para decir a la ministra de Salud (Alba Consuelo Flores) y al presidente (Juan Orlando Hernández) que el hospital era una maravilla, cuando nosotros denunciábamos que nos faltaba Equipo de Protección Personal (EPP)», contó.

Y prosiguió: «Resulta que en las últimas horas ya murió una de nuestras compañeras y, ¿dónde está la maravilla de hospital que decía que tenía?».

Es más, dijo que, desde entonces, Castro no volvió a comparecer ante la prensa para pronunciarse sobre la realidad del centro asistencial.

Tela

Sobre una situación similar, confesó a TIEMPO que pidieron la salida de Diana Verdial directora del Hospital de Tela. La exigencia prosiguió a un presunto acto de negligencia que se produjo en contra de un enfermero.

«A un compañero le negó la atención por ser miembro de la Junta Directiva Central; no lo hospitalizaron, tuvieron que trasladarlo al IHSS de emergencia y ahí, gracias a Dios, se le pudo salvar la vida», relató.