Pide el número a jovencita y minutos después lo matan en Choloma

Los familiares de Merlo aseguran que él no tenía problemas con nadie.

1031
matan en choloma
En la fotografía inferior, el jovencito conocido como Héctor Fabricio Merlo.

CORTÉS. Minutos después de solicitar el número telefónico de una jovencita, un electricista y su amigo son interceptados por desconocidos, les disparan y los matan en Choloma, zona norte del país.

Como Héctor Fabricio Merlo Pineda de 17 años de edad y Emilson Maldonado de 18 años fueron identificadas las víctimas. Al parecer, Merlo Pineda trabajaba junto a su padre de electricista, según confirmó su madre.

La información preliminar indica que el menor electricista salió de casa de su abuela el martes a las 7:00 p.m. Mientras caminaba por una calle del sector López Arellano, se encontró a su amigo Maldonado.

Juntos empezaron a recorrer el pasaje, cuando Merlo le pidió que le consiguiese el número de una jovencita que le atraía. En ese instante se separaron y después, cuando ya lo tuvo en sus manos, regresó donde su amigo.

Maldonado le dio el número a Merlo y de pronto un vehículo negro tipo turismo los interceptó en plena calle. Varios individuos a bordo empezaron a dispararles en reiteradas ocasiones hasta dejarlos heridos de gravedad.

Según el informe de personal de Medicina Forense, el joven electricista falleció instantáneamente. Sin embargo, vecinos de la zona trasladaron de emergencia a Maldonado que estaba prácticamente agonizando.

Mientras caminaban en la calle los matan en Choloma

Debido a las heridas, con tan solo 18 años de edad, Emilson Maldonado falleció en sala de emergencias del Hospital Mario Catarino Rivas en San Pedro Sula.

El cadáver del joven fue identificado el martes a eso de las 11:50 p.m. Por su parte, los familiares llegaron el miércoles a reclamar el cuerpo para velarlo y posteriormente darle sepultura.

Finalmente, los familiares del menor Héctor Merlo declararon que su hijo era tranquilo y no tenía problemas con nadie. Por esta razón, consideran que el objetivo de los criminales era Maldonado, no su hijo.